Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| martes julio 5, 2022

A medida que avanza el acuerdo con Irán, la humillación de Occidente está casi completa

La posible eliminación del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria de la lista de grupos terroristas marca una rendición total.


Bennet- Biden  Foto GPO Avi Ohayon

Estados Unidos es muy consciente, o al menos debería serlo, de que el recuento de víctimas del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI) de Irán, en las últimas décadas supera, con creces a las provocadas por los talibanes, el Estado Islámico, Al-Qaeda, Boko Haram y otros.

Estamos hablando de un cuarto de millón de personas que perdieron la vida en innumerables ataques terroristas en las últimas dos décadas, la mayoría en el mundo musulmán.

Pero incluso trabajando juntos, los principales grupos terroristas del mundo nunca podrían compararse con toda la muerte, el derramamiento de sangre y la destrucción que el IRGC ha provocado en el mundo, tanto directa como indirectamente.

Los Grim Reapers de Irán están involucrados en el terrorismo global, así como en asesinatos masivos a través de grupos que operan bajo sus auspicios, orientación y financiación, como los hutíes en Yemen, Hezbolá en el Líbano y diversas milicias pro iraníes en Irak. Algunas de sus acciones fueron incluso dirigidas a los propios Estados Unidos.

 

Y, sin embargo, Washington parece demasiado dispuesto a eliminar al grupo más asesino del mundo de su lista de terroristas.

Desde 2007, el Congreso de los Estados Unidos ha debatido repetidamente si incluir al IRGC en la lista de entidades terroristas. En 2008, el senador John McCain acusó al oponente presidencial Barack Obama de oponerse a un proyecto de ley relacionado con el asunto.

Los comandantes de la Guardia Revolucionaria iraní hablan mientras presentan un nuevo dron llamado «Gaza».

El proyecto de ley finalmente fue aprobado en el Senado con una mayoría de 76-22. Entre los que se opusieron al proyecto de ley estaba el bueno de Joe Biden, quien entonces se desempeñaba como presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado. Por cierto, Hillary Clinton apoyó el proyecto de ley.

 

Sin embargo, a pesar de que el IRGC extendió aún más sus zarcillos durante el mandato de Obama, fue la administración Trump la que abofeteó al grupo con la etiqueta de terror en 2019.

Sin duda, Estados Unidos es un gran aliado de Israel, pero preocupan los incesantes intentos de Occidente por aplacar a Teherán.

Los países europeos están financiando organizaciones que se oponen a la existencia misma de Israel o se dedican a la demonización del Estado judío.

 

Y Estados Unidos, mientras tanto, está liderando un generoso acuerdo que efectivamente daría a Teherán el visto bueno para seguir adelante con sus tácticas subversivas que causan muertes masivas y catástrofes humanitarias dondequiera que se empleen.

¿La creciente demanda de petróleo en medio de la guerra ruso-ucraniana justifica capitular ante Irán? Definitivamente no. Después de todo, Washington se mantuvo firme en impulsar un acuerdo aun antes de que comenzara la invasión rusa.

 

Un borrador del acuerdo está listo desde hace muchas semanas. Pero aún no se ha firmado porque, según el enviado ruso a las conversaciones, los iraníes luchan por cada minucia.

Hotel Palais Coburg donde se desarrollan las negociaciones nucleares en  Viena Foto Buchhändler Wikimedia Commons CC BY-SA 3.0 - Aurora

Palais Coburg, en Viena, lugar donde se llevan a cabo a puertas cerradas las conversaciones para reactivar el acuerdo nuclear con Irán.  Foto Buchhändler Wikimedia Commons CC BY-SA 3.0

Huelen debilidad y por lo tanto se permiten hacer más y más demandas.

Se rumorea que Irán está dispuesto a bajar el tono de las actividades de la Guardia Revolucionaria a cambio de la eliminación del grupo de la lista de terroristas.

Tal promesa de Teherán no es diferente a la promesa del presidente ruso, Vladimir Putin, de no invadir Ucrania.

¿Entonces, que hay que hacer? Durante su mandato como primer ministro, un enérgico y decidido Benjamin Netanyahu demostró que enfrentarse a la Casa Blanca causa más daño que bien, por lo que las críticas al primer ministro Naftali Bennett y la débil condena del ministro de Relaciones Exteriores, Yair Lapid, están un poco alejadas de la medida.

La confrontación no es el arma de Naftalí Bennett para enfrentar a la administración de Joe Biden. (Abi Ohayon)

¿Entonces, qué puede hacerse? Algunas voces dentro del Congreso de los Estados Unidos ya han incendiado con vehemencia tanto el acuerdo nuclear en general como la rendición de la administración Biden frente a la Guardia Revolucionaria. Queda por ver si la presión desde dentro sería de alguna ayuda.

Parafraseando al gran difunto Winston Churchill, a Estados Unidos se le dio a elegir entre la guerra y la deshonra. Puede elegir la deshonra y tendrá la guerra.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.