Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles julio 6, 2022

¿En qué se diferencia la guerra Rusia-Ucrania y el conflicto palestino-israelí?


FOTO DE PORTADA – Israel estableció un hospital de campaña en Mostyska, Ucrania, que puede tratar a 150 pacientes a la vez en varias salas. Las organizaciones israelíes también proporcionaron ambulancias, generadores y tratamiento en Israel para pacientes pediátricos con cáncer (Cortesía del Centro Médico Sheba)

 

Los intentos de comparar o equiparar el modo de operar ruso, y sus violaciones masivas del derecho internacional en Ucrania, con las acciones de Israel para defender a su población de los ataques terroristas palestinos carecen evidentemente de buena fe y del sentido más básico de justicia y proporción. La motivación detrás de tales intentos es insincera, superficial, falsa y engañosa. Aquellos que intentan manipular la conciencia internacional al equiparar la agresión rusa y los crímenes de guerra con las acciones de Israel para defender a su población están motivados por una tendencia abrumadora e irresponsable a vilipendiar, difamar y deslegitimar a Israel.

 

  • Rusia está llevando a cabo una guerra de agresión abierta y de alto nivel, con un bombardeo indiscriminado y masivo de centros de población civil, escuelas, hospitales y estaciones de ferrocarril, así como centros y monumentos religiosos y culturales, en violación de los principios básicos y ampliamente aceptados del derecho internacional humanitario.
  • El modo de operación palestino incluye el uso de instalaciones civiles (escuelas, hospitales, clínicas, mezquitas y casas particulares) como instalaciones de almacenamiento de armas y emplazamientos de cohetes. Las organizaciones terroristas palestinas han construido una vasta red de túneles tácticos debajo de las ciudades palestinas, las carreteras civiles y dentro de sus instalaciones civiles más importantes.
  • Israel no lleva a cabo ninguna guerra de agresión de alto nivel contra sus vecinos palestinos y otros, ni emplea armas prohibidas e inhumanas. Además, Israel no ataca intencional y deliberadamente a civiles o concentraciones de civiles ni ataca sitios religiosos, culturales, educativos y médicos.
  • Se insta a las instituciones y líderes parlamentarios nacionales que se respetan a sí mismos y a las organizaciones de medios responsables a rechazar de plano tales intentos falsos de deslegitimar a Israel.

El trágico conflicto entre Rusia y Ucrania, con la amplia gama de problemas humanitarios, políticos y legales que han surgido y siguen surgiendo, ha dado rienda suelta a varios fenómenos no inesperados en la propaganda manipuladora cuyo objetivo principal es denigrar a Israel. Muchos grupos políticos, organizaciones, políticos y columnistas que buscan promover su propia agenda política o adaptar los hechos de la situación a dicha agenda parecen estar haciendo todo lo posible para buscar, inventar o generar similitudes entre la guerra en curso entre Rusia y Ucrania por un lado, y el conflicto israelo-palestino, por otro.

Parece que hay varios factores que impulsan este fenómeno.

Lo primero y más importante es el temor de que la guerra entre Rusia y Ucrania, con las imágenes diarias de violaciones masivas y masivas del derecho internacional humanitario y crímenes de guerra, pueda estar eclipsando el conflicto palestino-israelí y quitándolo del primer plano de la atención internacional, relegándolo a un estatus menor.

En segundo lugar, existe el temor concomitante de que la comunidad internacional, al presenciar en tiempo real la tragedia que se desarrolla en Ucrania, pueda llegar a darse cuenta de la total irrelevancia y de su tediosa preocupación por Israel. Tal obsesión ha sido avivada artificial e incesantemente por una bien pulida campaña propagandística y por la manipulación de organismos internacionales liderados por la ONU y sus agencias especializadas. Además, han dejado un legado de cientos de resoluciones generadas políticamente destinadas a señalar y deslegitimar a Israel. Por ejemplo… recientemente, destacados grupos de derechos humanos, como Amnistía Internacional, han publicado informes mordaces que alegan que Israel tiene un régimen de apartheid.

En tercer lugar, es probable que el conflicto armado de alta intensidad entre Rusia y Ucrania tarde o temprano llegue a algún tipo de terminación o pausa, mientras que la batalla de baja intensidad entre israelíes y palestinos casi seguramente continuará hirviendo a fuego lento con brotes renovados y periódicos de violencia. y terror.

Para preparar el escenario internacional para tal eventualidad, esos mismos propagandistas buscan utilizar la conmoción, la indignación y la sensibilidad de la comunidad internacional frente a las violaciones masivas del derecho internacional por parte de Rusia para establecer una plataforma conveniente desde la cual generar y dirigir comparaciones con el tratamiento de Israel del terror y la violencia palestina.

Si bien uno podría esperar que la comunidad internacional no se dejara engañar tan fácilmente por los falsos intentos de equiparar el conflicto israelí-palestino con la guerra en Ucrania, tal suposición no se puede hacer cuando se trata de Israel. Por lo tanto, esos proveedores regulares de propaganda antiisraelí explotarán la ola actual de indignación internacional en el contexto de la guerra de Ucrania para rejuvenecer y revitalizar su campaña para deslegitimar a Israel por cualquier medio.

Claramente, los intentos de equiparar las acciones de Israel en los territorios de Judea y Samaria en respuesta al terror y la violencia palestinos con las violaciones masivas del derecho internacional por parte de Rusia en Ucrania serían poco realistas, presuntuosos y manipuladores. Sin embargo, tales intentos ya han comenzado y deben ser rechazados de plano.

La diferenciación entre la situación Rusia-Ucrania y la cuestión israelo-palestina es clara e inequívoca. Debe inculcarse en la comunidad internacional y los medios de comunicación de tal manera que se eviten manipulaciones falsas dirigidas contra Israel.

  • Rusia está llevando a cabo una guerra de agresión abierta y de alto nivel, con un bombardeo indiscriminado y masivo de centros de población civil, escuelas, hospitales y estaciones de ferrocarril, así como centros y monumentos religiosos y culturales, en violación de los principios básicos y ampliamente aceptados. normas y principios del derecho internacional humanitario.
  • Rusia está empleando bombas de racimo y otras formas de armamento en violación de las convenciones y protocolos internacionales que prohíben ese tipo de armamento.
  • Rusia ha provocado que masas de refugiados, que consisten en un porcentaje significativo de la población civil de Ucrania, abandonen sus hogares, pueblos y aldeas.
  • Las violaciones del derecho internacional por parte de Rusia son objeto de litigio en su contra por parte de Ucrania en la Corte Internacional de Justicia de La Haya. De manera similar, las violaciones del derecho internacional humanitario por parte de los líderes y comandantes militares rusos están documentadas en numerosas denuncias presentadas ante la Corte Penal Internacional por parte de estados miembros de la comunidad internacional.

Absolutamente ninguna comparación es posible entre la conducta de Rusia e Israel.

Los intentos en curso y futuros de comparar o equiparar el modo de operación ruso y las violaciones masivas del derecho internacional en Ucrania con las acciones de Israel para defender a su población de los ataques terroristas palestinos carecen evidentemente de buena fe y del sentido más básico de justicia y proporción.

La motivación detrás de tales intentos es insincera, superficial, falsa y engañosa. Aquellos que intentan manipular la conciencia internacional al equiparar la agresión rusa y los crímenes de guerra con las acciones de Israel para defender a su población están motivados por una tendencia abrumadora e irresponsable a vilipendiar, difamar y deslegitimar a Israel. Llegan a la comunidad internacional con las manos sucias.

  • Israel no lleva a cabo ninguna guerra de agresión de alto nivel contra sus vecinos palestinos y otros, ni emplea armas prohibidas e inhumanas. Además, Israel no ataca intencional y deliberadamente a civiles o concentraciones de civiles ni ataca sitios religiosos, culturales, educativos y médicos.
  • Israel enfrenta un terror continuo que incluye ataques masivos con cohetes periódicos contra su población civil y la excavación continua de túneles ofensivos bajo su territorio soberano para llevar a cabo ataques dentro de sus pueblos y aldeas.
  • Israel se enfrenta a ataques de palestinos instigados en sus ciudades y pueblos inspirados por organizaciones terroristas cuyo propósito de existencia es aterrorizar a la población de Israel.
  • Israel responde legítimamente en defensa propia atacando selectiva y proporcionalmente solo aquellos objetivos militares específicos, cuarteles generales e instalaciones tácticas terroristas, emplazamientos de cohetes e instalaciones de almacenamiento de municiones que sirven al objetivo militar de las organizaciones terroristas.

Como parte de su procedimiento operativo táctico, las organizaciones terroristas palestinas, los comandantes y los operativos se ocultan dentro y debajo de los hogares civiles, las instalaciones médicas, las escuelas, los edificios comerciales, los bloques de oficinas y las mezquitas. Utilizan y abusan de la población civil como escudos humanos en violación de todas las normas y principios humanitarios.

El modo de operación palestino incluye el uso de instalaciones civiles (escuelas, hospitales, clínicas, mezquitas y casas particulares) como instalaciones de almacenamiento de armas y emplazamientos de cohetes. Además, utilizan edificios comerciales de gran altura como sede táctica, operativa y de comunicaciones, todo para proteger sus instalaciones de los procedimientos de selección de objetivos israelíes. Tal abuso cínico de las normas humanitarias quizás se vea más claramente en la vasta red de túneles tácticos que las organizaciones terroristas palestinas han construido debajo de las ciudades palestinas, las carreteras civiles y las instalaciones importantes.

Israel está obligado por su doctrina militar a evitar bajas civiles a pesar de tales tácticas palestinas. Antes de cualquier acción militar y, a menudo, en detrimento de su propia ventaja táctica, Israel proporciona una alerta temprana a los civiles para que puedan tomar distancia.

Los grupos terroristas palestinos se dedican regular y abiertamente al terrorismo ambiental y agrícola en violación de las convenciones y normas humanitarias y ecológicas internacionales mediante el uso de armas ilegales, el lanzamiento de cometas explosivas y globos incendiarios, y la liberación de humo y gases tóxicos contra la población civil y las zonas agrícolas de Israel. A pesar de tales abusos palestinos, Israel hace todo lo posible para observar estrictamente todas las normas, principios y convenciones internacionales relevantes para hacer frente a tales violaciones palestinas.

  • A diferencia de la situación en el conflicto entre Rusia y Ucrania, Israel no ataca las instalaciones de servicios públicos palestinas, las centrales eléctricas o los lugares y monumentos de importancia religiosa, cultural o histórica.
  • Israel permite un flujo constante hacia las áreas palestinas de miles de camiones que transportan suministros, alimentos, provisiones, medicinas y materiales a través de los distintos puntos de paso fronterizo.

Las tácticas políticas palestinas incluyen manipular y abusar de la Corte Penal Internacional intentando abiertamente convertirla en una organización política internacional dedicada a deslegitimar a Israel en violación de su Estatuto. Lo hacen remitiendo cientos de quejas inventadas a la Corte a pesar del estatus legal cuestionable de tales quejas, así como de las dudas legales sobre el estatus de los propios palestinos ante la Corte.

Queda claro a partir de lo anterior que los intentos de hacer una comparación entre las acciones brutales y masivas del ejército ruso en Ucrania y las reacciones internacionales a las mismas y la respuesta de Israel en la defensa de su población civil del terror palestino en curso son artificiales y falsas, hasta el punto de ser inherentemente voluntarioso y malicioso.

Debemos instar a todas las instituciones y líderes parlamentarios nacionales que se respeten a sí mismos y a las organizaciones de medios responsables a rechazar de plano tales intentos falsos de deslegitimar a Israel.

El embajador Alan Baker es director del Instituto de Asuntos Contemporáneos del Centro de Jerusalén y director del Foro de Derecho Global. Participó en la negociación y redacción de los Acuerdos de Oslo con los palestinos, así como de acuerdos y tratados de paz con Egipto, Jordania y Líbano. Se desempeñó como asesor legal y director general adjunto del Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel y como embajador de Israel en Canadá.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.