Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| lunes mayo 27, 2024

¿Por qué la Administración Biden se opone a la reforma judicial israelí?


No desempeñó un papel decisivo en el drama que se desató en Israel cuando el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, se vio obligado a suspender sus esfuerzos por promulgar una reforma judicial. Pero la voluntad de la Administración Biden de implicarse en el impulso para oponerse a la medida fue notable por dos razones.

La primera es que, como señaló The New York Times, Washington no ocultó sus esfuerzos por intervenir directamente en una disputa interna israelí de una forma casi sin precedentes. La segunda era que el rasero con el que la administración parece dispuesta a juzgar a su homólogo israelí es totalmente hipócrita y, si se aplicara a Biden, lo calificaría como tan «autoritario» como Netanyahu. O, al menos, lo sería si esas acusaciones calumniosas que han lanzado contra el gobierno dirigido por el Likud sus oponentes -y que han imitado obedientemente los medios de comunicación internacionales, así como muchos demócratas y organizaciones judías estadounidenses- no fueran totalmente falsas.

Pero por poco persuasiva o políticamente motivada que sea, lo que el Times calificó de «campaña de presión estadounidense» para archivar la legislación de reforma no tenía nada que ver con una confianza en las virtudes del actual sistema judicial israelí.

Si están a favor de que continúe gobernando lo que equivale a una juristocracia en el Estado judío, es por la misma razón por la que lo hicieron la mayoría de las personas que salieron a las calles de las ciudades de Israel o trataron de socavar su economía y su defensa nacional. Consideran que el mantenimiento de un tribunal que no rinda cuentas y con un poder prácticamente ilimitado es la única forma de mantener el poder político de la izquierda israelí incluso cuando pierden las elecciones, que fue lo que le ocurrió a la oposición a Netanyahu hace sólo unos meses.

Más aún, Washington está tan decidido como la resistencia anti-Bibi no sólo a detener la reforma judicial, sino a derrocar por todos los medios posibles a un gobierno elegido democráticamente. Este interés de Biden no tiene nada que ver con cualquier supuesta preocupación por unas presuntas deficiencias de Netanyahu. Lo que la Casa Blanca y el Departamento de Estado quieren es un primer ministro israelí más dúctil, que guarde silencio sobre la amenaza nuclear de Irán y al que se pueda intimidar para que no actúe contra esa amenaza mortal para la existencia de Israel.

En cuanto al fondo de la crítica estadounidense al esfuerzo por reformar el poder judicial israelí, como describió un informe de JNS, la hipocresía de la postura de Biden es de naturaleza épica.

Los demócratas y sus partidarios judíos liberales critican duramente al Tribunal Supremo de Estados Unidos por su actual mayoría conservadora y su voluntad de hacer cumplir los límites constitucionales al poder del Estado. Biden y los demócratas llevan años atacando la independencia del Tribunal, y el líder de la mayoría del Senado, el demócrata Chuck Schumer, llegó a lanzar advertencias contra sus miembros conservadores que los liberales habrían tachado de incitación a la violencia, cuando no de amenazas criminales, si las hubiera proferido un republicano.

Igualmente hipócrita es su discurso sobre la culpa de Netanyahu por no buscar un consenso nacional antes de intentar promulgar el cambio con una estrecha mayoría parlamentaria. Eso nunca impidió a los demócratas sacar adelante ideas que consideraban innovaciones progresistas, como el Obamacare, sin consenso, compromiso ni amplio apoyo del Congreso. Tampoco impidió que los judíos liberales estadounidenses apoyaran los desastrosos Acuerdos de Oslo o la retirada de Gaza, que se llevaron a cabo con incluso menos apoyo en la Knesset del que puede presumir Netanyahu.

En cuanto a comportarse como un dictador, la predilección de Biden por gobernar mediante órdenes ejecutivas -de las que su cancelación de la deuda de los préstamos estudiantiles es sólo un ejemplo destacado-, incluso cuando sus dictados son obviamente contrarios a la Constitución o a las leyes vigentes, hace que cualquier cosa que pueda intentar Netanyahu parezca un juego de niños. A Biden le eriza la piel la capacidad de los tribunales estadounidenses para tumbar algunas de sus iniciativas más atroces, incluso cuando lo hacen basándose en el derecho establecido. Pero parece que su administración piensa que cuando el Tribunal Supremo de Israel tumba los esfuerzos de Netanyahu por gobernar -sin basarse en ninguna ley y sólo en las ideas subjetivas de los jueces sobre lo que es «razonable»- es una gran idea.

Lo mismo cabe decir de las críticas a la reforma judicial que emanaron de grupos judíos del establishment como el Comité Judío Americano y la Liga Antidifamación. Y aunque se supone que la Conferencia de Presidentes de las Principales Organizaciones Judías Estadounidenses habla en nombre de un consenso de todos los grupos judíos y actúa en defensa de Israel más que de facciones políticas específicas dentro del país, se unió a los grupos liberales para elogiar la rendición de Netanyahu ante la turba. Luego tuvo la desfachatez de alabar a los manifestantes, que trataron de sabotear el país para salirse con la suya sin ni siquiera un intento de equilibrio, tratando como igualmente loables a los partidarios del gobierno y de la reforma, que superaron claramente en número a los críticos en las urnas el pasado noviembre.

Es posible que algunos de los líderes de esos grupos compartan el miedo y el desprecio hacia los votantes religiosos y de derechas de Israel que anima a muchos, si no a la mayoría, de los manifestantes que creen que cualquier gobierno que no esté dominado por la izquierda es de algún modo ilegítimo. Pero también entienden que las afirmaciones hiperbólicas de que Netanyahu y los defensores de la reforma judicial pretenden imponer una dictadura o un Estado de la Torá son pura ficción.

Sin embargo, no es casualidad que los argumentos que se esgrimen sobre la cuestión de la reforma judicial israelí desde fuentes estadounidenses sean tan débiles y poco convincentes. Lo que Biden y sus partidarios quieren en Jerusalén no es tanto un Tribunal Supremo todopoderoso -aunque les complace si puede obstaculizar el intento de Netanyahu de gobernar, como ha intentado continuamente- sino cualquier cosa que pueda ayudar a derrocar al primer ministro.

El equipo de política exterior de Biden, formado en gran parte por antiguos alumnos de la administración Obama, guarda rencor a Netanyahu. Los ocho años de disputas entre Washington y Jerusalén se centraron en los vanos esfuerzos del ex presidente Barack Obama por debilitar a Netanyahu y obligarle a hacer concesiones a una Autoridad Palestina que no tenía ningún interés en la paz. Alcanzaron su punto álgido en 2015, durante la campaña de Netanyahu para tratar de frenar la presión de Washington a favor del apaciguamiento de Irán, que desembocó ese año en el peligroso acuerdo nuclear que enriqueció y empoderó al régimen islamista.

Aunque Biden parece haberse desengañado sabiamente de los mitos sobre el deseo de paz de los palestinos, sigue interesado en realinear la política estadounidense en Oriente Medio, dejando de apoyar a aliados como Israel y Arabia Saudí. a favor de un acercamiento a Irán, aunque sus esfuerzos por reactivar el acuerdo nuclear hayan fracasado.

En las circunstancias actuales, en las que Irán ha demostrado su desprecio por los estadounidenses, Biden sigue deseando evitar cualquier enfrentamiento con Teherán por el hecho de que, gracias a la política de apaciguamiento de los demócratas, se está acercando rápidamente al estatus de potencia nuclear umbral. Como dejó claro recientemente uno de los ayudantes más leales de Biden, el general Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto, la administración está dispuesta a tolerar que Irán tenga armas nucleares siempre que no haga alarde de ellas públicamente.

Esta actitud no sólo es inaceptable para los principales partidos políticos israelíes. Constituye una grave amenaza para la seguridad del Estado judío que ningún primer ministro israelí podría razonablemente tolerar. Pero hay una gran diferencia entre Netanyahu y alguien como el líder de la oposición Yair Lapid, de quien Biden espera que vuelva pronto a la oficina del primer ministro. Como demostró la coalición multipartidista que gobernó Israel de junio de 2021 a diciembre de 2022, liderada en parte por Lapid, nadie más que Netanyahu tiene agallas para enfrentarse a los estadounidenses, ni siquiera ante una amenaza existencial como Irán. Biden sabe que si el gobierno actual sobrevive, presentará un desafío formidable a la vergonzosa política que articuló Milley.

Así pues, aunque no hay nada nuevo en que los gobiernos estadounidenses traten de intervenir en la política israelí, la naturaleza descarada del ataque de Biden a Netanyahu no dice nada sobre las virtudes de la reforma judicial. Sin embargo, deja patente que la administración quiere un gobierno israelí que no cause problemas por Irán.

 

Traducción del texto original: Why Did the Biden Administration Oppose Israeli Judicial Reform?
Traducido por Voz Media

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.