Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles junio 19, 2024

Sed de poder en Sudán, mientras dos facciones armadas maniobran


Oficiales de RSF y SAF disfrutando del Iftar de Ramadán en Nyala, Darfur, abril de 2023

En lo que fue visto como una escalada por parte de las fuerzas armadas regulares sudanesas (SAF), a principios de abril unidades pertenecientes a las rivales Fuerzas de Apoyo Rápido (RSF) irrumpieron en la ciudad de Merowe, en el norte de Sudán, donde se encuentra un aeropuerto estratégico.  Los negociadores, tanto extranjeros como nacionales, estaban trabajando para calmar la situación que supuso un enfrentamiento de unidades de ambas fuerzas, continuando hasta el 14 de abril.

 

La medida fue condenada por las SAF en una fuerte declaración el 13 de abril, en la que sostenían que «este despliegue y reposicionamiento de fuerzas viola las tareas y el sistema de trabajo de las Fuerzas de Apoyo Rápido, y transgrede claramente la ley y las directivas de la central y comités de seguridad del estado. Su continuación inevitablemente causará más divisiones y tensiones que pueden conducir al colapso de la seguridad en el país». [1] Hubo un esfuerzo concertado por parte de los medios de comunicación pro-SAF y las voces amigas del régimen islamista anterior para amplificar esta narrativa.[2]

Mientras tanto, las RSF trataron de restar importancia al despliegue en el norte, describiéndolo simplemente como parte de sus tareas regulares, que incluyen «trabajar en áreas desérticas para enfrentar el tráfico de personas, la inmigración ilegal, combatir el contrabando y las drogas, el crimen transnacional y enfrentar bandas armadas saqueadoras donde sea que se encuentren.»[3]

La escalada se produjo días después del fracaso de las conversaciones entre las dos facciones armadas que discutían los términos de cómo y cuándo – como parte del proceso de transición democrática – Sudán crea un ejército compuesto por las SAF, las RSF y varios ex grupos rebeldes. Las SAF querían que las RSF se incorporaran antes al ejército (para controlarlo), mientras que las RSF querían que esto sucediera más tarde, 10 años a futuro, esperando que la fuerza relativa de cada grupo pudiera cambiar con el tiempo.

La división entre las dos facciones no es nueva, e incluso precede al derrocamiento del dictador islamista Omar Al-Bashir en abril de 2019. Las RSF fueron el resultado de algo que los regímenes de Jartum habían hecho durante años: crear fuerzas armadas paramilitares o alternativas para que fueran un contrapeso al ejército regular o hicieran el trabajo sucio que el ejército no podía o no quería hacer. Las RSF son, en esencia, principalmente una milicia tribal creada en primer lugar como carne de cañón barata, que luego se convirtió en una pseudo-brigada militar de bomberos o guardia pretoriana para el régimen de Jartum. Pero las RSF se volvieron contra sus amos en 2019 y cambiaron la historia.[4]

Y las RSF son una organización advenediza dirigida por un advenedizo, el notorio Hemedti: el general Muhammad Hassan Daglo, un pastor de camellos analfabeto convertido en Janjaweed y luego en vicegobernador interino de Sudán. Alineado contra Daglo y las RSF está el establishment militar que ha gobernado Sudán, mala y brutalmente, durante la mayor parte de su historia independiente. El general Abdel Fattah Al-Burhan es la última iteración de generales pasados convertidos en gobernantes: Abboud, Nimeiry, Al-Bashir, todos de la misma institución recalcitrante y, por lo general, de la misma parte de Sudán.

Y mientras Hemedti y Al-Burhan continúan maniobrando por el poder, Sudán se encuentra en una profunda crisis económica, política y social. El país esencialmente no tiene gobierno sino dos ejércitos, entidades parasitarias que se alimentan y prolongan la miseria de un estado y un pueblo sufrido que enfrenta múltiples desafíos. El pueblo sudanés, como se ve en las calles, no quiere que ningún hombre gobierne.

Pero el intento de las RSF de apoderarse de Merowe es más de lo que parece, y debe situarse en el contexto de los acontecimientos recientes y de la historia de Sudán. El movimiento imprudente de Merowe se produce cuando las SAF avanzan agresivamente en Darfur, la base de operaciones de las RSF, para crear nuevas unidades de guardias fronterizos en esa área conflictiva como contrapeso a las RSF. Jartum había creado unidades de guardia fronteriza años antes, y finalmente fueron absorbidas por lo que se convirtió en las RSF.

Si Darfur es la base de operaciones de las RSF, Merowe es parte – una parte clave – de la base de operaciones de las SAF. Northern State, donde se encuentra Merowe, es el corazón del ejército de Sudán. Nimeiry, Al-Bashir y Al-Burhan provienen de este estado. El aeropuerto/base aérea de Merowe fue ampliado y modernizado por el régimen de Bashir en 2006, como parte de la preparación de un reducto militar y de seguridad para el régimen en caso de que la situación en Sudán se deteriorara en otras regiones del país durante la agitación antes y después del final de la guerra civil. La idea era que Northern State fuera el hogar protegido, la última posición leal del régimen en caso de que las cosas salieran mal. Entonces, no fue sorprendente que la televisión islámica sudanesa Tayyiba TV esté publicando, durante esta última crisis, múltiples videos de lugareños en Merowe apoyando a las SAF contra los intrusos de las RSF; esta es un área fuertemente pro-SAF.[5]

Así que la provocación de Hemedti en el patio trasero de Northern State de las SAF es, en cierto modo, una respuesta a la provocación de las SAF en Darfur. Ambos lados están cazando  furtivamente y provocando, pero las RSF no tienen fuerza aérea, y tratar de neutralizar una base aérea moderna dentro del refugio seguro tradicional de las SAF es un premio tentador.

Las SAF y las RSF son diferentes y provienen de distintas áreas. Las SAF siguen siendo un semillero de activismo islamista dentro de las filas de una organización que nunca fue completamente purgada de los leales de los años de Bashir/NCP. Las RSF son abiertamente antiislamistas, y Hemedti, que busca aliados internos contra las SAF, se ha posicionado lamentando el golpe militar del 25 de octubre de 2021 llevado a cabo por su socio Al-Burhan. Pero ambos hombres fuertes rivales comparten una cosa: ambos tienen abiertamente  sed de poder, con una sed que apenas se oculta en la retórica que cada uno utiliza para maniobrar interna e internacionalmente.

Y aunque la lucha en Sudán es principalmente interna, hay un par de elementos internacionales clave que enturbian aún más las aguas. Las SAF y Al-Burhan son lo mejor que Egipto ha visto en Sudán en décadas. Los antiguos amos coloniales de Sudán en El Cairo (los vínculos de Egipto con Sudán y la intervención en Sudán se remontan a siglos atrás) ven en el liderazgo actual del ejército sudanés su mejor esperanza de influencia a lo largo del valle del Nilo, en un momento en que Egipto enfrenta una situación incierta tanto internamente como con Etiopía. Sudán fue un conducto importante para la asistencia a los rebeldes de Tigrayan en Etiopía durante la guerra reciente.

Entonces, aunque todavía hay islamistas dentro de las SAF, Egipto está priorizando el surgimiento de un gobierno militar autoritario en Sudán que refleje el suyo tanto como sea posible: devoto pero anti-islamista (anti-Hermandad Musulmana pero relativamente simpatizante de otros tipos de Islam conservador), con un imperio económico militar por encima e inmune al estado civil. Tal régimen en Jartum estaría en sintonía con El Cairo en el tema de las aguas del Nilo y sería hostil a Etiopía.

Si Egipto prioriza el dominio del ejército sudanés y la cuestión del Nilo, las RSF cuentan con el apoyo, entre otros, de los Emiratos Árabes Unidos (EAU). Y aquí, la sombra de Etiopía también se vislumbra. Los EAU, y por extensión Hemedti, son vistos por Egipto como partidarios de Etiopía. Tal vez sea una amarga ironía que las RSF y su líder- originalmente miembros de una tribu árabe de Darfur utilizados por Jartum para luchar y matar a las tribus «africanas» hace dos décadas – sean vistos por El Cairo como el lado más «africano» versus el más «árabe» (que significa pro-Egipto) SAF.

No hay duda de que las maniobras continuarán en Sudán mientras existan los dos rivales y estén equiparados. Ni Hemedti ni Al-Burhan quieren una guerra civil abierta, al menos no hasta que uno de ellos crea que tiene clara la ventaja. Pero un error de cálculo por parte de ellos o sus subordinados puede ocurrir en cualquier momento. Y ambos querrán retratar cínicamente al otro, ante el pueblo sudanés y ante la comunidad internacional, como el culpable en caso de que las cosas salgan mal.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.