Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| viernes julio 12, 2024

Vicepresidente de MEMRI, Embajador Alberto Fernández, ex encargado de Negocios de la Embajada de Estados Unidos en Jartum

“La prioridad de la comunidad internacional en Sudán debe ser prevenir un retroceso al islamismo y el resurgimiento de un régimen similar al de Bashir”


Un hombre levanta el brazo en señal de apoyo mientras conduce cerca de los soldados del ejército sudanés leales al jefe del ejército Abdel Fattah al-Burhan, que ocupan un puesto en la ciudad de Port Sudan, en el Mar Rojo, el 20 de abril de 2023.

En un artículo en el semanario saudí publicado en Londres Al-Majalla, el diplomático estadounidense Alberto Fernández, ex encargado de negocios de la Embajada de Estados Unidos en Jartum y vicepresidente de MEMRI, aborda los combates actuales en Sudán y la respuesta que debe dar la comunidad internacional una vez que uno de los bandos resulte ganador. Fernández argumenta que, si bien la meta a largo plazo debe ser el restablecimiento de la democracia en Sudán, el objetivo inmediato debe ser evitar que el país vuelva al islamismo y resucite «un régimen de Al-Bashir 2.0» que persiga las mismas políticas que agotaron y destruyeron al país durante décadas.

Para evitar este escenario, dice Fernández, la comunidad internacional debe asegurarse de que el ganador del conflicto cumpla con ciertas expectativas. Esas expectativas incluirían que los líderes del régimen anterior aún sean procesados y que el antiguo Partido del Congreso Nacional- esencialmente la versión sudanesa de los Hermanos Musulmanes- todavía esté prohibido. Además, los cambios liberales en el código legal realizados por el ex primer ministro deben permanecer vigentes, y cualquier exlíder del PCN que no esté en prisión debe ser excluido de la política electoral.

Fernández concluye que, una vez asegurados estos objetivos, el objetivo final, que es fundamental, debe ser una transición democrática, que es lo que demanda y merece el pueblo sudanés.

El artículo se publicó el 30 de abril de 2023 en las ediciones en árabe e inglés del periódico. A continuación, algunos extractos de la versión en inglés:[1]

«… La lucha entre las Fuerzas Armadas de Sudán (SAF) y sus camaradas en las Fuerzas de Apoyo Rápido (RSF) está entrando en su tercera semana. Hasta ahora, la lucha no ha resultado como ambas facciones esperaban”

“En algún momento, sin embargo, prevalecerá uno de los lados. Parece que el ejército está ganando lentamente mientras su oponente aún resiste”.

“Sin embargo, ambas facciones tienen sus debilidades. Las RSF de hoy forman parte del ambicioso proyecto de la familia Dagalo, dirigida por el general Mohamed Hamdan Dagalo. El liderazgo de este grupo está compuesto principalmente por personas relacionadas con la familia”.

“Por su parte, las Fuerzas Armadas de Sudán también tienen sus facciones internas basadas en lealtades individuales, regionales y políticas. Las SAF nunca se han limpiado por completo de sus vínculos con el régimen islamista del depuesto presidente Omar al-Bashir”.

«No fue una sorpresa que los líderes del antiguo régimen que fueron encarcelados en la prisión de Kober y el principal canal de televisión islamista, el canal satelital Tayba, sean entusiastas partidarios del ejército y lo vean como su mejor esperanza para volver al poder”.

«Lo peor que puede pasar ahora en Sudán es que descienda a una guerra tribal caótica como vimos en Somalia o en la ´Guerra Mundial Africana´ en la República Democrática del Congo. En la lucha en El Geneina hemos visto, en parte, en qué podría convertirse esto”.

“La política del régimen de Jartum durante décadas fue enfrentar a una tribu o grupo étnico contra otro en las regiones marginadas del país. Esa política ahora ha dado frutos amargos en el centro del país”.

“Pero lo segundo peor que le puede pasar a Sudán es el regreso del régimen de al-Bashir o – lo que es más probable- un régimen de Al-Bashir 2.0, con nuevos nombres siguiendo los mismos viejos caminos que empobrecieron y destruyeron al país rico por más de 30 años (aunque al-Bashir gobernó durante 29 años, los regímenes anteriores también siguieron algunas de las mismas políticas)”.

«El regreso de algo como el régimen de al-Bashir a través del ejército sudanés debería ser una clara línea roja para la comunidad internacional…”

Edificios dañados en la localidad de Jartum del Sur, Sudán, 25 de abril de 2023.

«Si bien una situación ideal sería que Sudán regresara a la democracia por primera vez en décadas – y ese debería ser el objetivo a mediano y largo plazo para trabajar- el objetivo inmediato, que es quizás más cínico y realista, es asegurarse de que el ganador del conflicto (suponiendo que ambos bandos no se dividan en varias facciones nuevas y la guerra continúe) cumple con ciertas expectativas”.

«Esas expectativas incluirían que los líderes del antiguo régimen aún sean procesados (de hecho, sería mejor enviarlos a tribunales internacionales lo antes posible) y que el antiguo Partido del Congreso Nacional, esencialmente la versión sudanesa de los Hermanos Musulmanes, esté todavía prohibido”.

«Además, los cambios liberales en el código legal realizados por el ex primer ministro, Abdalla Hamdok, deben permanecer vigentes, y todos los exlíderes del PCN que no estén en prisión deben ser excluidos de la política electoral”.

«En términos más generales, los ganadores de la ‘Guerra de los generales’ deben comprender que no es aceptable retroceder al islamismo”.

“Una agenda tan enfocada y minimalista debería ser ampliamente aceptada por los países más interesados en la estabilidad de Sudán y más capaces de ayudarlo, a saber, Occidente, Egipto, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos”.

“Esas son las condiciones mínimas que deben quedar grabadas en piedra. Dado el daño que el régimen islamista anterior en Sudán causó a nivel regional (no solo a su propio pueblo), estas son demandas razonables y la comunidad internacional tiene todo el derecho de exigirlas a los gobernantes de Sudán…”

“Todavía hay una importante transición democrática que gestionar en Sudán que posiblemente podría llevar años. Cuanto antes suceda, mejor, y que Dios ayude a quienes están trabajando para lograrlo”.

«Pero la tarea inmediata será manejar la transición de ahora a lo que será, de la ´Guerra de los Generales´ a… algo más. Corremos el riesgo de caer en una trampa si ignoramos este desafío intermedio mientras nos enfocamos solo en lo inmediato (detener el la guerra y ayudar a los que sufren)”.

«El objetivo final, que es esencial, debería ser una transición democrática, que es lo que el pueblo sudanés exige y merece».

 

[1] En.majalla.com, 30 de abril de 2023.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.