Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| sábado abril 20, 2024

La inversión en educación pública es inferior a la media de los países de la OCDE

El informe señala además que la educación privada en Israel, gestionada principalmente por instituciones ultraortodoxas, recibe un 11% más de financiación que la media de la OCDE.


El ministro de Educación, Yoav Kisch, visita una clase de primaria.
(Olivier Fitoussi)

El gasto público en educación pública en Israel es bajo, según la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), que publicó este martes su informe Panorama de la Educación 2023.

En el, examina una amplia gama de parámetros educativos dentro de los 38 países miembros.

Según el informe, que se refiere a datos de 2020-2022, el gasto público total en esa área (excluidas las instituciones de educación superior) fue inferior a la media de la OCDE: 8.865 dólares anuales frente a 10.949.

Destaca también que la distribución entre la inversión gubernamental en educación privada y pública difiere significativamente de la media.

Según los datos publicados, mientras que los países miembros de la OCDE invierten una media del 41% del presupuesto por alumno en educación privada, en Israel la cifra se sitúa en torno al 52%, y señala que en el país la mayoría de los centros de enseñanza privada pertenecen al sector ultraortodoxo.

El informe añade que el gasto nacional en educación como porcentaje del PIB del país es uno de los más altos de la OCDE, pero la proporción de jóvenes (de 6 a 17 años) sobre la población total de Israel es también la más alta de la OCDE, lo que significa que simplemente hay más estudiantes.

Mientras que la media de la OCDE es del 14,4%, en Israel es del 21%.

Los resultados también revelan que Israel ocupa el primer lugar entre los países miembro en la tasa de crecimiento de su población joven en los años 2011-2020. La tasa de crecimiento se situó en el 25,1%, mientras que en otros países de la OCDE, la media disminuyó un 1,1%.

Israel, según el informe, se encuentra entre los países con mayor número de horas de estudio obligatorias de la OCDE. Un alumno de primaria en Israel estudia 918 horas frente a las 805 de la media, y en secundaria, un alumno israelí estudia 976 horas frente a las 916 del resto de los países miembros.

Más concretamente, el número de horas dedicadas a determinadas asignaturas en Israel en primaria y secundaria, como hebreo, estudios patrimoniales, humanidades, matemáticas y lenguas extranjeras, es superior en comparación con la media de la OCDE.

Además, Israel es uno de los dos países de alianza (junto con México) donde la educación obligatoria es de 15 años.

 

El informe destaca que la población israelí es una de las más instruidas del mundo, con un porcentaje significativamente mayor de adultos que cursan estudios superiores (50,6%) en comparación con la media (40,4%). Además, aproximadamente el 88% de los israelíes terminaron la secundaria, por encima de la media, que se sitúa en torno al 81%. Otro dato que se destaca es que los directores de escuela en Israel tienen un alto nivel de formación, con la mayoría con másteres o superiores: el 96% en educación primaria, alrededor del 99% en secundaria y cerca del 79% en bachillerato.

 

«La forma en que se analiza la inversión en el sistema educativo de Israel es adecuada para países modernos bien estructurados con un único sistema público. Israel, sin embargo, tiene cuatro sistemas educativos, y dos de ellos -el laico-religioso y el ultraortodoxo- reciben presupuestos más elevados que los otros dos sectores», según el profesor Izhar Oplatka, de la Facultad de Educación de la Universidad de Tel Aviv,

 

«El gobierno presume del crecimiento de los presupuestos para humanidades, pero en realidad, la mayor parte del presupuesto de esta categoría se destina al crecimiento sustancial de los estudios judíos o de la Torá, que desgraciadamente no son suficientes para adquirir una profesión científica o tecnológica moderna sobre la que funciona la economía moderna», añadió.

 

El director general interino del Ministerio de Educación, Meir Shimoni, respondió al informe diciendo que «indica que el sistema educativo de Israel gestiona con éxito los complejos retos a los que se enfrenta, derivados del carácter único del país. Tenemos la intención de continuar y abordar estos retos y reducir las diferencias con otros países de la OCDE.»

El Ministro de Educación, Yoav Kisch, también habló sobre el informe: «El número de horas dedicadas a las humanidades en el sistema educativo israelí es elevado en comparación con la media de la OCDE. Son materias que constituyen una parte importante de la identidad personal y nacional de los estudiantes israelíes. Me propongo seguir en esta línea para profundizar en la identidad de los estudiantes israelíes con la historia y el patrimonio de su pueblo, y potenciar su sentido de pertenencia a su país y a su patria».

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.