Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| jueves abril 18, 2024

La guerra en Gaza perjudica la posición de China en Oriente Medio


“Los errores que cometió Beijing en su actitud ante los acontecimientos del 7 de octubre, establecen la posibilidad de oportunidades para Israel”

A los ojos de China, el conflicto actual entre Israel y Hamás no es diferente de los conflictos pasados entre Israel y los palestinos, pero Beijing cometió un error y se encontró en una posición incómoda en el contexto de la guerra. Reforzar la posición de Estados Unidos como proveedor de protección de la seguridad en la región, junto con calificar a China como perteneciente al eje opuesto -contrariamente a su presentación como “pacificador”- dejó claro a Beijing que debe minimizar los daños y restaurar su imagen. Para distanciarse de su imagen de cercanía con Irán y reforzar su cercanía con los países árabes, China envió a su emisario especial a un viaje itinerante por Oriente Medio. Sin embargo, cuanto más dure la guerra y si se expande a otros ámbitos, y especialmente a medida que los países de Oriente Medio agudicen sus posiciones entre el lado iraní en sus afluentes y el lado israelí-estadounidense, más se verá socavada la posición de China en la región.

Desde el ataque de Hamas, el 7 de octubre, la China oficial ha enviado al mundo sus mensajes reservados para los estallidos de conflicto entre Israel y los palestinos: un llamado a la calma en “todas las partes”, una condena general de los daños a civiles y un retorno a las negociaciones basado en una solución de dos Estados. A los ojos de Beijing, el conflicto actual no es diferente de los conflictos pasados entre Israel y los palestinos, y lo está utilizando para mostrar su apoyo a los palestinos, guiñando así un ojo a los países musulmanes de Oriente Medio y también para atacar a los Estados Unidos y presentarse como una alternativa amante de la paz a la hegemonía estadounidense que genera conflictos y discordias.

Pero Beijing cometió tres errores. En primer lugar, no anticipó la respuesta decisiva de Estados Unidos, que incluyó claras declaraciones de apoyo a Israel, al mismo tiempo que condenó el terrorismo de Hamás, el envío de dos portaaviones a la región, un “tren aéreo” de armamento militar y, no menos importante, un bombardeo de visitas de altos funcionarios estadounidenses a los países de la región a los que se aseguraron de transmitir el mensaje de que Estados Unidos está presente en la región en el apogeo de su poder y protegerá a sus aliados también activamente, si es necesario. En segundo lugar, China no comprendió las dimensiones y la naturaleza de la masacre cometida por Hamás en los asentamientos del Negev occidental y su importancia, no sólo para Israel, sino también para el mundo musulmán, que se apresuró a repudiar y aclarar que los actos criminales no son permitidos según el Islam. En tercer lugar, China no sabe distinguir entre el pueblo palestino y la organización terrorista Hamás. Para proteger su núcleo, los países de la región supieron realmente cómo realizar la separación y condenaron a Hamás incluso antes del 7 de octubre. Incluso en las últimas semanas, los líderes de los países de la región se han pronunciado contra los daños a civiles y sus secuestros. Los Emiratos Árabes Unidos incluso aclararon en la ONU que las acciones de Hamás son “bárbaras y abominables” y pidieron la liberación inmediata e incondicional de los secuestrados.

Así, China se encontró en una posición incómoda. Por un lado, los acontecimientos de Black Sabbath del 7 de octubre también hicieron añicos el concepto que China había promovido vigorosamente en los últimos años, según el cual Estados Unidos se retira de Oriente Medio mientras China aumenta su presencia allí. Se ha escrito mucho sobre la reacción de los países del Golfo a este cambio y su acercamiento a China, principalmente a través de acuerdos económicos a gran escala y cooperación militar. Un cierto punto culminante de la implicación china en la región se registró en marzo de 2023, con la firma del acuerdo entre Arabia Saudita e Irán, supuestamente mediado por Beijing, un acuerdo que sembró en China la sensación de que podría liderar una “ola de reconciliación”.  Eso barrería el Medio Oriente. Sin embargo, si los países de la región tenían dudas sobre la voluntad de Washington de permanecer a su lado durante una crisis de seguridad, la guerra de las “Espadas de Hierro” eliminó esas dudas de la mesa. Por otro lado, a la luz de la posición de los países de Oriente Medio contra Hamás, la posición de China junto a Siria, Irán y Rusia -países que ayudan a China a crear un eje de oposición a los Estados Unidos, y en el caso actual también retratado como partidarios del terrorismo- se ha agudizado aún más. La combinación entre ambos (fortalecer la posición de Estados Unidos como proveedor de protección de seguridad en la región, además de calificar a China como el eje opuesto, en contra de su presentación como “pacificador”) dejó claro a Beijing que debe minimizar daño.

El inicio del cambio de actitud china se puede ver en los mensajes emitidos por el Ministerio de Asuntos Exteriores a partir de unas dos semanas después del ataque de Hamás, en los que, junto a los mensajes habituales, se incorporaron frases que presentan la posición de China como acorde con la de los países árabes. Posteriormente, el mensaje se amplió para incluir una declaración de que “muchos países árabes elogian la posición justa de China y el papel que desempeña como país central y responsable”. “La visión de construir una comunidad con un futuro común para la humanidad defendida por el presidente Xi Jinping”, afirma el vago mensaje, “ayuda a identificar la dirección para resolver la cuestión palestino-israelí”. Estos mensajes los repitieron varias veces los portavoces del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, donde entre líneas casi se puede escuchar una súplica de Beijing, que está tratando de volver a entrar en escena. También en la ONU, China se sumó a la propuesta de Jordania, que exige un alto el fuego humanitario inmediato, y cuando se le preguntó al respecto, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino se refirió a Jordania como un “país árabe”. No es casualidad, y es probable que Beijing lo utilice para alejar su imagen de Irán y acercarla a los países árabes de Oriente Medio.

No en vano el enviado especial de China a Oriente Medio fue enviado a realizar un viaje itinerante por la región para restaurar la dañada imagen de su país. Su primera parada fue en la cumbre de El Cairo en Egipto, a la que asistieron principalmente representantes de muchos países árabes y representantes de la Liga Árabe, junto con una minoría de Europa y otros continentes. En la cumbre, el enviado Zhai Jun reiteró la posición de China, según la cual la cuestión palestina no debe dejarse al margen y debe alcanzarse lo antes posible una solución “integral, justa y duradera” basada en la idea de dos Estados, uno de los cuales sea un Estado palestino independiente. También añadió que “China seguirá trabajando con todas las partes relevantes de la comunidad internacional esforzándose para poner fin a la guerra en Gaza”. Desde El Cairo, el enviado especial a Qatar continuó y repitió sus palabras al Ministro de Asuntos Exteriores qatarí. Más adelante en su viaje pasó por Arabia Saudita y Emiratos Unidos, sumó más reuniones y llamadas telefónicas. Los funcionarios árabes con los que Zhai se reunió y habló también afirmaron que su país concede gran importancia al papel y la influencia de China. Sin embargo, el uso de una redacción que recuerda mucho a las declaraciones de China indica que ambas partes utilizaron retórica desde el idioma y únicamente hacia el exterior.

Cuanto más dure la guerra y especialmente si se expande a otros ámbitos, y cuantos más países de la región agudicen sus posiciones entre el lado iraní en sus ramas y el lado israelí-estadounidense, más seguirá socavada la posición de China en el Oriente Medio. A diferencia de China, para Israel tal división en bloques puede ser una oportunidad para un movimiento amplio bajo el patrocinio estadounidense, que tenga en cuenta a los países árabes moderados, los que ya están incluidos en los Acuerdos de Abraham y los que estarían interesados en unirse a ellos- dentro del marco de una nueva arquitectura regional, que también incluirá un acuerdo entre Israel y los palestinos.

Galia Lavie es investigadora y subdirectora del Centro de Política Israel-China Diane y Gilford Glaser. Sus principales intereses de investigación son las relaciones entre Israel y China, con especial atención a la infraestructura; la política exterior de China en el Medio Oriente; la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI); y las relaciones China-EE.UU. Galia también es estudiante de doctorado en la Escuela de Historia de la Universidad de Tel Aviv y su campo de investigación es la historia de la tecnología en China en los siglos XIX y XX, centrándose en el desarrollo de ferrocarriles. Tiene una licenciatura y una maestría (con honores) en Estudios de Asia Oriental en la Universidad de Tel Aviv.

 

Traducción: Gastón Saidman

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.