Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| domingo marzo 3, 2024

Israel investiga a un enemigo horrible: la violación como arma de guerra

Especialistas en traumas sexuales señalan que el mayor objetivo de los combatientes de Hamas el 7 de octubre fue introducir el terror contra las mujeres -y los niños y otros civiles desarmados- como forma de sembrar el miedo: “Cortaron miembros y genitales, violaron, maltrataron cadáveres. Hubo actos sexuales sádicos


Advertencia: El siguiente informe incluye descripciones gráficas de violencia sexual.

Los primeros indicios de posibles actos de violencia sexual aparecieron el 7 de octubre, día en que miles de combatientes de Hamas y de otras organizaciones irrumpieron en ciudades de Israel y empezaron a retransmitir en directo el derramamiento de sangre y las torturas.

Las imágenes mostraban a varias mujeres despojadas de su ropa. Un video mostraba a una mujer con las manos atadas a la espalda y sangre en la entrepierna de los pantalones.

Más tarde llegaron los testimonios de testigos y primeros intervinientes. Un testigo describió con todo lujo de detalles una violación en grupo en la rave de Nova, cerca de Re’im. Un paramédico de combate de la reserva israelí declaró a The Post que había encontrado cadáveres de chicas adolescentes con signos de agresión sexual.

Los combatientes de Gaza invadieron 22 comunidades israelíes, mataron al menos a 1.400 personas y tomaron como rehenes a 240 en el ataque sorpresa. Pero su mayor objetivo, dicen los especialistas en traumas sexuales, era introducir el terror contra las mujeres -y los niños y otros civiles desarmados- como forma de sembrar el miedo.

“La tortura de mujeres se utilizó como arma para destruir comunidades, para destruir un pueblo, para destruir una nación”, afirmó Cochav Elkayam Levy, director de una comisión no gubernamental que investiga los crímenes perpetrados contra mujeres y niños el 7 de octubre.

Hamas niega que sus combatientes utilicen la violación o la agresión contra las mujeres como arma de guerra. Según Basem Naim, funcionario de Hamas, hacerlo iría en contra de sus principios islámicos fundacionales. El grupo considera que “cualquier relación o actividad sexual fuera del matrimonio es totalmente haram”, prohibida por el Islam.

“Quienquiera que realice este tipo de acto está cometiendo una infracción grave y sería castigado tanto legalmente como el Día del Juicio Final”, declaró a The Washington Post. “Así que nuestros soldados no se acercarían a este acto prohibido”.

A principios de este mes, Moussa Abu Marzouk, vicepresidente del Buró Político de Hamas con sede en Qatar, también declaró en una entrevista con la BBC que “las mujeres, los niños y los civiles estaban exentos” de los ataques de Hamas, a pesar de que el número de víctimas mortales estaba compuesto en su mayoría por esos grupos.

La comisión israelí, creada por Elkayam-Levy, está trabajando para elaborar una base de datos exhaustiva sobre el asalto de aquel día, a partir de los testimonios de supervivientes, testigos, médicos forenses, primeros intervinientes, policías y los propios militantes, muchos de los cuales participaron primero detrás de la cámara, mientras grababan sus acciones, y después delante de la cámara, mientras eran interrogados por las fuerzas de seguridad israelíes.

Esto se suma a la investigación de la policía israelí en coordinación con el ejército y el Shin Beit, el servicio de seguridad interior. Las agencias han estado construyendo un caso sobre los cargos de asesinato en masa, violación, tortura y mutilación corporal.

Una voluntaria del rabinato militar israelí que ayudó a preparar los restos de las mujeres asesinadas por los combatientes de Gaza el 7 de octubre, junto a los contenedores refrigerados que contienen cadáveres, partes del cuerpo y cenizas en una morgue improvisada para soldados en la base militar de Shura, cerca de Ramla, el 29 de octubre (Foto: Heidi Levine para The Washington Post)Una voluntaria del rabinato militar israelí que ayudó a preparar los restos de las mujeres asesinadas por los combatientes de Gaza el 7 de octubre, junto a los contenedores refrigerados que contienen cadáveres, partes del cuerpo y cenizas en una morgue improvisada para soldados en la base militar de Shura, cerca de Ramla, el 29 de octubre (Foto: Heidi Levine para The Washington Post)

Este mes, las autoridades invitaron a los periodistas a ver una recopilación en video de al menos 60.000 grabaciones y más de 1.000 declaraciones de testigos.

“Hubo humillación mediante violación la mañana del 7 de octubre”, declaró el jefe de la policía israelí, Kobi Shabtai.

“Hubo pruebas peores que no pudimos mostrar”, dijo. “Cortaron miembros y genitales, violaron, maltrataron cadáveres. Hubo actos sexuales sádicos”. No está claro si las autoridades tienen relatos directamente de las supervivientes de las violaciones.

Israel tiene experiencia y formación en sucesos con víctimas masivas, pero nunca antes a la escala del 7 de octubre, el día más sangriento de la historia del país.

Israel no es miembro de la Corte Penal Internacional (CPI), y las autoridades israelíes no han dicho si tienen intención de procesar a militantes de Hamas por crímenes de guerra. El primer ministro Benjamin Netanyahu ha condenado reiteradamente las investigaciones de la CPI sobre crímenes de guerra presuntamente perpetrados por fuerzas israelíes y palestinas en los territorios palestinos ocupados.

Algunas fuerzas de Oriente Medio, como las del presidente sirio Bashar al Assad y el Estado Islámico, han utilizado la violación sistemática como arma. Pero muchos grupos armados consideran el acto tabú, incluso en la guerra. Según los expertos, esta práctica nunca se ha utilizado sistemáticamente en el conflicto palestino-israelí.

Naim, el funcionario de Hamas, dijo que los combatientes del grupo “no cometieron ninguna infracción relacionada con acoso o violación”.

“Afirmamos que todas estas afirmaciones israelíes son inexactas”, dijo.

La misión de identificar y documentar las violaciones y la violencia de género ha sido un esfuerzo de base, centrado en proporcionar atención a los testigos y supervivientes, reconociendo al mismo tiempo lo que los especialistas afirman que es la posibilidad de que la mayoría o la totalidad de las víctimas fueran asesinadas.

Las varias docenas de especialistas en traumas sexuales del país se han reunido con mujeres supervivientes del 7 de octubre en clínicas o en los hoteles en los que se alojan desde hace tiempo, incapaces de regresar a sus hogares dañados o destruidos en lo que ahora es una zona militar designada.

Los especialistas han organizado seminarios web, han estudiado la violación como arma de guerra en lugares como Ucrania o Bosnia y se han comunicado con otros profesionales del sector. Comparten información sobre métodos como la desensibilización y reprocesamiento por movimientos oculares, la terapia de exposición prolongada y la terapia cognitivo-conductual (TCC) para ayudar a las mujeres a empezar a controlar los recuerdos traumáticos, creados bajo el fuego y probablemente procesados de forma errática en las semanas siguientes, mientras la guerra seguía su curso y los rehenes, incluidos los seres queridos de las supervivientes, permanecían cautivos en Gaza.

Los especialistas desaconsejan preguntar a una persona si fue violada. En su lugar, es importante hacerles saber que no están solos. Se podría decir: “Ha habido informes de violencia sexual. ¿Es posible que sepas algo al respecto?”.

“Tiras un hilo y a ver si lo cogen”, dice Inbal Brenner, directora clínica de traumas sexuales y subdirectora del Centro de Salud Mental Lev-Hasharon, en el centro de Israel. Los profesionales de la salud mental, muchos de los cuales también sufrieron traumas, están lidiando con los desafíos del 7 de octubre, que agravó la violencia sexual con una especie de anonimato, dijo.

“Siempre hay deshumanización en la violación”, dijo. “Pero aquí también es nacionalista, algo muy difícil de medir”.

La comisión no anima necesariamente a las supervivientes a denunciar sus agresiones a la policía. Contar los hechos de sus experiencias a los investigadores en las oficinas para que quede constancia podría chocar con el objetivo principal de devolverles la sensación de control o el sentido de sí mismas.

Reuma Tarshansky sostiene un póster en el que aparece Gali, de 13 años, secuestrada en su casa del kibutz Be'eri, sentada junto a familiares de rehenes en Gaza, durante una conferencia en Tel Aviv el 13 de noviembre (Foto: Heidi Levine para The Washington Post)Reuma Tarshansky sostiene un póster en el que aparece Gali, de 13 años, secuestrada en su casa del kibutz Be’eri, sentada junto a familiares de rehenes en Gaza, durante una conferencia en Tel Aviv el 13 de noviembre (Foto: Heidi Levine para The Washington Post)

Una mujer, con la cara desenfocada y la identidad oculta en una declaración en video a la policía, dijo que vio una violación en grupo en la rave Nova, cerca de Re’im, durante el ataque del 7 de octubre, mientras estaba tumbada, haciéndose la muerta.

La testigo vio a una mujer sangrando por la espalda, dijo, primero agachada y luego levantada de nuevo por los combatientes. Un hombre tiró del pelo largo de la mujer y la violó, dijo la testigo, y luego se la pasó a otro hombre, que también la violó antes de dispararle en la cabeza.

“No se recogió los pantalones”, dijo el testigo. “Le disparó mientras estaba dentro de ella”.

Los supervivientes y testigos se han mostrado reacios a dar la cara, según los especialistas.

“Siempre hay un subregistro en la violencia sexual”, dijo Orit Sulitzeanu, que dirige la Asociación de Centros de Crisis por Violación, con sede en Tel Aviv. “Pero con los crímenes de guerra sabemos que habrá un subregistro extremo”.

En esas condiciones, los primeros intervinientes y los trabajadores de las morgues se han convertido en una fuente clave de información.

“Vimos a muchas mujeres con la ropa interior ensangrentada, con huesos rotos, piernas rotas, pelvis rota”, dijo Shari, trabajadora voluntaria en la morgue militar de Shura. Habló con la condición de que no se revelara su apellido para tratar el delicado asunto.

Un paramédico de combate de la reserva israelí que habló bajo condición de anonimato para cumplir con el protocolo militar dijo a The Post que encontró los cuerpos de dos adolescentes en su dormitorio con indicios de agresión sexual.

“Una estaba en la cama. Su brazo colgaba del marco de la cama. Sus piernas estaban desnudas con moretones y tenía un agujero de bala en la zona del pecho y el cuello”, dijo. “La otra estaba tumbada en el suelo, boca abajo, con las piernas abiertas y los pantalones bajados hasta las rodillas. Tenía un líquido en la espalda que parecía semen. Tenía un disparo en la nuca”.

Devorah Bauman, ginecóloga, dijo que a veces las mujeres dan testimonio indirectamente, diciendo, por ejemplo, “que oyeron que hubo una violación en casa de un vecino, o que hubo una adolescente que fue violada delante de su abuela, en una casa cercana. Hablan indirectamente, pero no estoy seguro de que no les haya ocurrido a ellos”.

Bauman es directora del Centro Bet Ami, que trata a supervivientes de violaciones en el Hospital Hadassah de Jerusalén. Está ayudando a preparar a los hospitales para recibir a las mujeres y posiblemente a los hombres cuando se presenten. Entre ellos podría haber rehenes retenidos en Gaza por Hamas y otros grupos. Noventa de los aproximadamente 240 rehenes secuestrados en Israel el 7 de octubre son mujeres o niñas.

La prima de Kinneret Stern vendía joyas en la rave de Nova, y estaba entre las personas secuestradas. Mientras la familia la buscaba, les mostraron un video de la mujer, publicado al parecer por sus captores, en una zanja y suplicando por su vida.

“Este es uno de los perros judíos”, dice un hombre. “Cualquier hombre de aquí verá lo que le haremos, y estamos aquí en el campo”.

El “video implica la pesadilla que toda mujer teme, de no poder defender su propio cuerpo”, dijo Stern. “Es un tema que ni siquiera nos atrevemos a decir en voz alta”.

© 2023, The Washington Post

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.