Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| domingo abril 14, 2024

Nuestros abuelos entendían el mundo mejor que nosotros

El mundo sigue siendo mortal para los judíos y sólo podemos confiar en nosotros mismos.


“Si la Segunda Guerra Mundial se hubiera librado en CNN, ni Hitler ni Japón habrían sido derrotados,
simplemente porque los medios de comunicación no lo habrían permitido”.
Rabino Berel Wein

Aquí hay una pregunta. Si Antony Blinken hubiera sido Secretario de Estado durante la Segunda Guerra Mundial, ¿Habría hecho estas llamadas telefónicas?

¿Hola, general Patton? Se le ordena detener su Tercer Ejército a medida que avanza por Alemania para poder abrir corredores humanitarios para las víctimas de la guerra. Por supuesto, esto significará retrasar el fin de la Segunda Guerra Mundial.

¿Hola, general Montgomery? Le ordenamos que haga una pausa en la batalla en curso en El Alamein y brinde asistencia a los civiles. Ah, sí, también nos gustaría que suministraras el combustible que los alemanes necesitan para poder seguir matando soldados británicos.

¿Hola, general Eisenhower?. Por favor, detengan la Batalla de las Ardenas y, en su lugar, envíen miles de camiones con combustible para garantizar que los tanques alemanes continúen su asalto contra las tropas estadounidenses.

* * * * *

Entre las dolorosas verdades que nos vemos obligados a afrontar después del 7 de octubre está la decidida indiferencia de Occidente hacia los salvajes enemigos de Israel, junto con las obsesiones antisemitas de Occidente con el Estado judío y los dobles raseros que Israel debe soportar eternamente.

En nuestro mundo de intervención internacional obsesiva e interminable en los asuntos de Israel, debemos recordar los fracasos pasados ​​de tales esfuerzos occidentales.

También debemos reconocer que los tratados y acuerdos internacionales generalmente se crean como una cuestión de conveniencia política y rara vez serán aplicados o acatados.

En las semanas previas a la guerra de 1967, el ministro de Asuntos Exteriores, Abba Eban, recordó al presidente estadounidense Lyndon Johnson los compromisos asumidos por Estados Unidos en un intento por poner fin a la guerra de Suez de 1956, incluido el  que el estrecho de Tirán permanecería abierto al transporte marítimo israelí. Pero Johnson ahora estaba preocupado por su propia guerra en Vietnam y no cumplió esos compromisos.

Eban también se reunió con el presidente francés Charles DeGaulle antes de la guerra de 1967. Eban volvió a recordar a DeGaulle que Francia se había comprometido anteriormente a apoyar militarmente a Israel. “Eso fue en 1957”, respondió De Gaulle. «Esto es 1967».

Recordamos también que, como parte del acuerdo por el que Israel abandonó el Líbano en 2006, el Consejo de Seguridad de la ONU votó a favor de la creación de un sur del Líbano desmilitarizado. Como el mundo no tenía intención de respetar el acuerdo, hoy hay cientos de miles de cohetes apuntando a Israel.

Desde el 7 de octubre, el Secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, ha tenido el poco envidiable trabajo de ser el portavoz de la actual administración Biden, apenas educada y despierta. De hecho, apenas esta semana supimos que la Casa Blanca está compuesta por jóvenes salvajes que, en una carta, exigieron un alto el fuego israelí y una victoria de Hamas, mientras buscaban poner fin al “régimen de apartheid” de Israel.

Para su desgracia, Blinken sigue repitiendo que su preocupación al hacer exigencias a Israel es garantizar que las bajas civiles se mantengan al mínimo en Gaza.

No sorprende que, con su pedigrí de la Ivy League, Blinken aparentemente nunca haya aprendido historia de Estados Unidos.

De hecho, la última vez que Estados Unidos ganó una guerra, hace casi 80 años, se entendió que las bajas civiles eran una consecuencia desafortunada de una guerra total.

Sólo en Alemania, entre 350.000 y 500.000 civiles murieron durante los ataques aéreos aliados de la Segunda Guerra Mundial.

En Japón, los historiadores registran que entre 330.000 y 900.000 civiles murieron en los bombardeos estadounidenses.

En particular, tanto en Alemania como en Japón, los aliados desarrollaron la capacidad de incendiar estratégicamente distritos de la ciudad y observar desde el cielo cómo las llamas se unían para crear tormentas de fuego.

Así, en Tokio, los días 9 y 10 de marzo de 1945, tormentas de fuego mataron a 100.000 civiles, destruyeron 267.171 edificios y un millón quedaron sin hogar.

El atentado de Tokio estableció un récord como el ataque militar más mortífero en un día en la historia de la humanidad.

Al principio de la guerra de Gaza, Blinken exigió que Israel restableciera la capacidad de los enemigos de hablar por teléfono, ignorando la asistencia militar que esto proporcionaría al enemigo, mientras olvidaba que Estados Unidos y Gran Bretaña mataron a más de 50.000 civiles franceses mientras bombardeaban centros de comunicaciones y ferroviarios. en el período previo al Día D.

Porque en 1944 los estadounidenses sabían que salvarían la vida de los soldados aliados si los alemanes no podían comunicarse durante la batalla. ¿Pero no se les permite a los israelíes actuar de manera similar?

Después del 7 de octubre, es hora de que los judíos sean francos y hablen con claridad. Entonces, ¿Qué podemos aprender de las exigencias occidentales actuales a Israel?

Quizás podamos reconocer lo que no nos atrevemos a decir. Quienes formulan políticas en Estados Unidos, tienen educación occidental y viven en una cultura obsesionada con las celebridades y no valora su propia historia, tienen poca educación, tienen poca experiencia en cualquier campo y, lo que es más importante, no saben nada sobre las historias o los pueblos de los países. siempre están jugando con ellos.

En cambio, los responsables políticos occidentales están sumidos en una hipocresía generada por su estupidez autoinfligida. Piden a Israel que frene sus esfuerzos bélicos por el bien de los civiles, cuando Occidente nunca hizo lo mismo durante la Segunda Guerra Mundial, ni en las guerras de Vietnam o de Corea.

Piden a Israel que detenga la guerra, dando tiempo a los terroristas de Hamás para rearmarse y reagruparse, cuando nunca habrían ordenado tal medida durante sus propias guerras.

¿Será esto porque las guerras estadounidenses fueron más importantes que la guerra de Israel en Gaza? ¿O que las vidas de los soldados estadounidenses eran más valiosas que las de los soldados israelíes?

¿O será porque el único país del mundo que debe luchar siempre con un brazo atado a la espalda es Israel?

En todo el mundo, sólo los judíos ganan guerras y se les ordena inmediatamente retirarse y devolver tierras a los agresores.

Nadie critica cómo Ucrania libra su guerra contra Rusia. Ninguna ONU condena a Siria por la muerte de 500.000 ciudadanos, ni a Libia por matar a 25.000 de sus ciudadanos. O las 315.000 muertes de civiles en Irak.

¿Y cuántos civiles murieron durante la guerra de Estados Unidos en Afganistán? Más de 46.000.

Después del 7 de octubre, ya no es saludable que el pueblo judío nos engañemos a nosotros mismos. Así que debemos entender que los medios de comunicación del mundo están obsesionados con Israel, las organizaciones internacionales están obsesionadas con Israel y los campus universitarios están obsesionados con Israel.

Y todos están obsesionados por la misma razón. Porque buscan destruir el Estado judío.

Y, francamente, los judíos ya no necesitamos escuchar a nuestros propios profesores, analistas de televisión, ex políticos o ex generales hablarnos sobre los matices y motivaciones de los que odian a los judíos. Tampoco queremos que nos digan que se necesita sofisticación para comprender el mundo que nos rodea.

Porque nuestros abuelos sin educación salieron del shtetl sabiendo, sin lugar a dudas, que los cristianos y musulmanes del mundo, socialistas y comunistas, nos querían muertos.

Y nuestro pasado reciente les dio la razón, aun cuando los acontecimientos que estamos viviendo hoy confirman nuevamente que nuestros abuelos sin educación entendían el mundo mejor que nosotros.

Los judíos debemos confiar en nuestros instintos y nuestros propios juicios. Utilizando nuestra claridad posterior al 7 de octubre, nunca debemos depositar nuestra fe en una comunidad internacional que nos ha querido muertos durante 2.000 años.

Y si bien una política basada en la premisa  que el mundo no judío nos quiere muertos no es ni sofisticada ni sutil, tiene una ventaja muy importante.

Nos mantendrá vivos.

 

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

https://www.israelnationalnews.com/news/382132

 
Comentarios

La ceguera de muchos medios con respecto al derecho de Israel a defenderse, es incomprensible.
Nuestro apoyo incondicional y amor a Israel.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.