Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| jueves julio 18, 2024

El ‘camino’ de la Administración Biden hacia un Estado terrorista palestino


Una encuesta encontró que el 64% de los palestinos se opone a la idea de una solución de dos Estados, mientras que el 53% apoya un retorno a la «lucha armada» contra Israel.

Mientras Irán y sus representantes en Medio Oriente continúan con la yihad (guerra santa) para asesinar a judíos y eliminar a Israel, la Administración Biden no ha abandonado su sueño de crear un Estado terrorista palestino a las puertas de Israel. Lo último que necesita Medio Oriente es otro Estado terrorista dominado por Irán que desestabilizaría la seguridad y la estabilidad y plantearía una amenaza existencial para Israel.

En los últimos años, todo el mundo ha visto cómo Irán ha estado trabajando sin parar para exportar su Revolución Islámica. Con la ayuda de los representantes de Irán en la Franja de Gaza (Hamas y la Jihad Islámica Palestina), el Líbano (Hezbolá), el Yemen (los hutíes) e Iraq y Siria (múltiples milicias que operan bajo diversos nombres), los mulás de Irán han atacado sistemáticamente no sólo a Israel y a Estados Unidos, pero también a estados árabes como Arabia Saudita, Bahréin y los Emiratos Árabes Unidos (EAU).

Los mulás de Teherán están utilizando a la milicia hutí para atacar y bloquear barcos vinculados a Israel en el Mar Rojo. Los hutíes también se han atribuido la responsabilidad de varios ataques con misiles contra Israel.

Entre 2015 y 2023, los hutíes lanzaron numerosos ataques con misiles y drones contra Arabia Saudita desde territorio yemení.

El año pasado, cuatro militares bahreiníes murieron en un ataque con drones hutíes contra fuerzas de la coalición liderada por Arabia Saudita en Arabia Saudita, cerca de la frontera con Yemen.

En 2022 , los hutíes dispararon «un gran número» de drones y cinco misiles balísticos contra el aeropuerto internacional de Abu Dabi de los Emiratos Árabes Unidos y contra vehículos de repostaje de petróleo.

En el Líbano , Hezbolá ha estado operando durante mucho tiempo como un Estado dentro de otro Estado y ha arrastrado al país a una serie de guerras que no han traído más que ruina al pueblo libanés. En los últimos tres meses, Hezbolá, que está armado y financiado por Irán, ha estado utilizando la parte sur del Líbano como plataforma de lanzamiento para disparar misiles contra Israel, aumentando así las perspectivas de otra ronda de combates.

Las milicias respaldadas por Irán en Irak y Siria, que anteriormente destruyeron con la guerra, continúan disparando misiles y aviones no tripulados contra Israel y bases militares estadounidenses.

En la Franja de Gaza, Hamás y la Jihad Islámica Palestina han llevado a cabo miles de ataques terroristas contra Israel, incluido el lanzamiento de decenas de miles de cohetes contra pueblos y ciudades israelíes y el envío de terroristas suicidas para asesinar a mujeres, niños y ancianos. Esta campaña de terrorismo, principalmente financiada y armada por Irán, alcanzó su punto máximo con la masacre del 7 de octubre de más de 1.200 israelíes.

Si no fuera por la ayuda financiera y militar de Irán, gran parte de la cual provino de las administraciones Obama y Biden, Hamás y la Jihad Islámica Palestina no habrían podido acumular tantas armas y construir una vasta y sin precedentes red de túneles en la Franja de Gaza. «Repetiremos el ataque del 7 de octubre, una y otra vez hasta que Israel sea aniquilado… Todo lo que hacemos está justificado», prometió el funcionario de Hamás, Ghazi Hamad.

Los ataques con misiles y drones contra Israel y contra barcos en el Mar Rojo no han cesado, así como al menos 137 ataques contra tropas estadounidenses en Siria e Irak sólo desde mediados de octubre. Además, hay cada vez más pruebas de que Irán ha estado armando y financiando a grupos terroristas palestinos también en Cisjordania. El 18 de enero, las fuerzas de seguridad israelíes mataron a tres terroristas cerca de la ciudad cisjordana de Nablus. Las autoridades israelíes revelaron que los terroristas habían recibido financiación e instrucciones de Irán, así como de grupos terroristas en la Franja de Gaza y en el extranjero.

Mientras Israel lucha contra los terroristas respaldados por Irán en Cisjordania, la Franja de Gaza, el Líbano, Siria y Yemen, la Administración Biden parece estar buscando formas de recompensar, en lugar de detener, al régimen de los mulás de Teherán y sus representantes.

Según la Administración Biden, la actual guerra en Medio Oriente es el resultado de que los palestinos no tengan un Estado propio. «Crear un camino hacia un Estado palestino es la mejor manera de estabilizar la región en general y aislar a Irán y sus representantes», dijo el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, durante su reciente gira por la región, según el Times of Israel.

En declaraciones a los periodistas tras una reunión con el presidente egipcio Abdel Fattah al-Sisi, Blinken dijo que la región enfrenta dos caminos, el primero de los cuales vería a «Israel integrado, con garantías y compromisos de seguridad de los países regionales y también de Estados Unidos, y un estado palestino, al menos un camino para llegar a ese estado».

El otro camino, añadió Blinken, «es seguir viendo el terrorismo, el nihilismo, la destrucción por parte de Hamás, de los hutíes, de Hezbolá, todos respaldados por Irán». Si se sigue el primer camino… esa es la mejor manera de aislar, de marginar a Irán y a sus representantes que están causando tantos problemas, para nosotros y para casi todos los demás en la región».

En Israel, Blinken repitió la suposición, que en realidad es extremadamente falsa, de que se podría lograr el fin de la violencia y las tensiones» a través de un enfoque regional que incluya un camino hacia un Estado palestino».

Al seguir apegándose obsesivamente a la creación de un Estado palestino, la Administración Biden en realidad está enviando un mensaje a Irán y sus representantes terroristas de que el terrorismo paga – que si infligen más dolor y más bajas a Israel, los estadounidenses los recompensarán con un estado propio junto a Israel para facilitar su misión de continuar su ola de asesinatos yihadistas contra judíos y finalmente destruir a Israel.

No es necesario ser un experto en asuntos palestinos para saber que un futuro Estado palestino estaría controlado por palestinos que rechazan el derecho de Israel a existir. La encuesta de opinión pública más reciente publicada por el Centro Palestino de Políticas e Investigación de Encuestas mostró que desde la masacre del 7 de octubre, la popularidad de Hamás ha aumentado. Según la encuesta, el apoyo a Hamás se ha más que triplicado en Cisjordania en comparación con hace tres meses. El apoyo al presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, y su facción Fatah ha disminuido significativamente, y la demanda de renuncia de Abbas ha aumentado al 90%.

La encuesta mostró además que si las elecciones presidenciales se celebraran hoy, el líder de Hamás, Ismail Haniyeh, recibiría el 78% de los votos, frente a sólo el 16% de Abbas.

La encuesta encontró que el 6,4% de los palestinos se opone a la idea de una solución de dos Estados , mientras que el 53% apoya un retorno a la «lucha armada» contra Israel.

Todas las encuestas realizadas por el mismo centro han demostrado consistentemente que una mayoría de los palestinos cree que Hamás merece más representarlos que la Autoridad Palestina. Esto significa que, cuando se establezca un Estado palestino, como espera la Administración Biden, será gobernado por Hamás y sus amos en Irán. Significa que Hezbolá, la Jihad Islámica Palestina, los hutíes y el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán estarían dominando los pocos kilómetros que separan Jerusalén de Tel Aviv y el aeropuerto internacional Ben Gurion de Israel. Significaría copiar y pegar la Franja de Gaza gobernada por Hamás a Cisjordania, llevando el peligro al centro de Israel.

La idea de que la creación de otro Estado árabe junto a Israel «aislaría» o «marginaría» a Irán y sus representantes es tan errónea como peligrosa. En realidad, el establecimiento de un Estado palestino en cualquier parte de Cisjordania o la Franja de Gaza incentivaría a Irán y a sus clientes a intensificar su Jihad contra Israel: les enviaría el mensaje de que cuantos más judíos se asesine, más tierra obtendrán. Esto se suma a la probabilidad de que el nuevo Estado palestino sea utilizado como plataforma de lanzamiento para atacar a Israel.

Los mulás y sus terroristas apoderados deben reírse mientras escuchan a Blinken y otros funcionarios estadounidenses discutir la necesidad de establecer un Estado palestino. Este tipo de discurso hace que los estadounidenses parezcan completamente ajenos a la realidad del conflicto palestino-israelí, es decir, que este conflicto no se trata de un asentamiento o un puesto de control o de Jerusalén, sino del derecho de Israel a existir en cualquier forma en el Medio Oriente. Lo que Blinken y la Administración Biden parecen incapaces de comprender es que todavía hay demasiadas personas entre los palestinos, y muchos otros árabes y musulmanes, que aún no comprendido el derecho de una nación que no es islámica a permanecer en su hogar en el Oriente Medio.

Blinken no sugiere un camino hacia la paz, sino un premio para Hamás y los palestinos por cometer genocidio.

 

Traducción del texto original: Biden Administration’s ‘Pathway’ to a Palestinian Terror State
Traducido por Voz Media

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.