Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles abril 17, 2024

Escritor saudita: “La paz con Israel y las relaciones comerciales convertirán nuestra influencia comercial en un arma más efectiva que nuevas rondas de combates”


Fahd Ibrahim Al-Dughaither (Imagen: Sabaq, Arabia Saudita)

En un artículo del 12 de enero de 2024 en el diario saudita Okaz titulado «¿Es mejor establecer relaciones con el enemigo?», el periodista y analista Fahd Ibrahim Al-Dughaither llama a hacer la paz con Israel y desarrollar vínculos económicos como un medio para presionarlo. Mientras Israel exista, argumentó, los vínculos económicos pueden ser una forma de influir en su política sin el uso de la fuerza; Además, «la paz y las relaciones no son un matrimonio católico», afirma, por lo que, si las cosas no funcionan, las relaciones siempre pueden romperse. Al-Dughaither agrega que la paz con Israel puede generar un crecimiento sin precedentes en la región, e incluso producir logros inesperados para los palestinos, en contraste con las consignas beligerantes y los combates interminables de las últimas décadas, que sólo han causado muerte y destrucción, como está sucediendo hoy en Gaza.

 

Lo siguiente son extractos traducidos del artículo de Al-Dughaither:[1]

“¿Cuándo y cómo la paz con un enemigo se vuelve beneficiosa, o [al menos] menos dañina, y ciertamente menos costosa en vidas y [derrotas] militares? Examinemos esta cuestión en nuestra región, especialmente en el contexto de los árabes versus Israel. Durante siete décadas de nuestra historia hubo guerras devastadoras y acuerdos de paz que duraron poco debido a la falta de confianza entre las partes y a la ausencia de elementos de negociación. El panorama actual ha sido el de un conflicto constante, en el que los árabes no obtuvieron victorias significativas sobre el terreno, con la excepción de la guerra de 1973, que colocó a Egipto en una fuerte posición negociadora, junto con la presencia de un valiente líder egipcio, Anwar Sadat, quien finalmente logró recuperar todas sus tierras mediante negociaciones. [El difunto presidente de Siria] Hafez Al-Assad podría haber hecho lo mismo, pero dudó en el último momento y el Golán sigue en manos israelíes hasta el día de hoy.”

“Hoy en día, la fuerza de los árabes reside en su [poder] económico, y me refiero especialmente al número de consumidores árabes y su [considerable] poder adquisitivo, además de los contratos gubernamentales con empresas extranjeras. Éstas son ventajas que entusiasman a cualquier país industrializado competitivo. Isael, por otro lado, tiene industrias, tecnología avanzada y productos agrícolas, pero no nos los exporta ni se beneficia de nuestros mercados. Por lo tanto, siempre que Israel libra una guerra o lleva a cabo un ataque, no tiene nada que perder [en términos de sus relaciones económicas] con nosotros. Como árabes y musulmanes, nos beneficiaría hacer [la siguiente pregunta]: Mientras Israel exista, ¿cómo podemos disminuir la brecha militar entre ellos y nosotros por medios económicos? ¿Cómo pueden las cumbres árabes y musulmanas imponer sanciones realistas a Israel que no sean [meras] condenas y críticas?”

“Aplicar medidas económicas a [varios] países y entidades es una [herramienta] muy importante. ¿Hemos olvidado lo que logró Arabia Saudita al boicotear los productos de un determinado país de nuestra región? [2]… Después de que el comercio mutuo cayó a un mínimo histórico, [los elementos turcos] perjudicados por el boicot formaron grupos de presión políticos que presionaron a su gobierno para que eliminara el motivo del boicot. Como resultado, el gobierno se apresuró a hacerlo. El comercio mutuo volvió a los niveles anteriores y las relaciones oficiales [entre los países] no se vieron perjudicadas.”

“Tomando una perspectiva más amplia, revisemos [las relaciones entre] China y Estados Unidos. La rivalidad entre estas dos potencias es clara, pero también mantienen relaciones y comercio normales. ¿Han oído alguna vez a algún líder estadounidense o chino exigir romper las relaciones?… La razón, por supuesto, es el poder del mercado estadounidense para comprar productos chinos.”

“Decidimos no hacer lo mismo después del establecimiento de Israel en 1948, y más tarde después de la cumbre de los tres no en Jartum.[3] Decidimos no crear dentro de Israel poderosos grupos de presión de comerciantes, industriales y agricultores que habrían presionado a los sucesivos gobiernos israelíes para preservar sus logros, como hicieron los comerciantes y agricultores turcos frente a su gobierno como consecuencia de la crisis [saudita]. Esta opción sólo será factible, por supuesto, si los países árabes ricos, con un poder considerable para comprar y vender bienes y servicios, [deciden implementarla]…”

“Es cierto que Israel tiene relaciones y está normalizada con varios países árabes, pero [estas relaciones] no han producido un aumento suficiente en el comercio mutuo, y la razón puede ser el limitado poder adquisitivo [de los países árabes en cuestión]. Pero los mercados y las posibilidades de los países del Golfo, y especialmente de Arabia Saudita, son diferentes, al igual que los de los grandes países musulmanes como Malasia, Indonesia y otros. Si establecen relaciones con Israel y un mayor comercio mutuo que el que existe hoy, esto podría aumentar su poder [para presionar a Israel].”

“Expreso esta opinión porque expulsar a Isael de la región es casi imposible en este momento, considerando quién es el que lo apoya con todas sus fuerzas. Una medida árabe y musulmana de este tipo frente a Israel puede ser diferente [de lo que se hizo] durante las pasadas décadas empapadas de sangre, y puede traer a la región un mayor crecimiento [económico] del que ha conocido durante siglos… Además, pueden producir logros inesperados para el propio pueblo palestino, que siempre es víctima de actos de valentía y aventuras no calculadas que son apoyadas por elementos a los que no les importa la causa [palestina], a pesar de sus consignas. Baste señalar que estos elementos [es decir, Irán y sus milicias] ayudaron a matar y expulsar a millones de personas de Siria…”

“La paz y las relaciones no son un matrimonio católico, y hay muchos casos de países que rompieron sus relaciones por diversas razones cuando se volvió esencial hacerlo. Es importante reconocer nuestras fortalezas, mejorarlas y utilizarlas para promover nuestros intereses [por medios distintos a] armas, explosiones y aventuras [militares] dolorosas y fallidas, como la que se desarrolla actualmente en Gaza. Por una vez, hagamos una pausa y esperemos, examinemos las cosas a través de una lente diferente. Cerremos el paso a quienes se lucran con la sangre derramada de los inocentes. Creemos un entorno diferente y logremos lo que los que cantan eslóganes y los que impulsan agendas devastadoras no pudieron lograr. ¿Qué tenemos que perder si le damos una oportunidad a esta vía?”

 

[1] Okaz (Arabia Saudita), 12 de enero, 2024.

[2] La referencia es al boicot saudí a los productos turcos durante un período de tensión entre los dos países tras el asesinato en 2018 del periodista saudita Jamal Al-Khashoggi en Estambul.

[3] La referencia es a aquella cumbre de la Liga Árabe de 1967 en Jartum, capital de Sudán, cuya resolución final estableció los principios conocidos como los tres no: «ni paz con Israel, ni reconocimiento de Israel, ni negociaciones con Israel».

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.