Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| sábado abril 13, 2024

Periodista jordano: El ataque de Hamás del 7 de octubre y la toma de rehenes israelíes no son terrorismo sino actos legítimos de resistencia a la ocupación


En un artículo del diario qatarí con sede en Londres Al-Arabi Al-Jadid, el periodista jordano Hilmi Al-Asmar escribe que el ataque de Hamás del 7 de octubre – en el que unas 1.200 personas fueron asesinadas y 241 fueron tomadas como rehenes – no fue un acto de terrorismo sino un acto legítimo de resistencia a la ocupación israelí que está sancionada por el derecho internacional. También afirma que la toma de rehenes israelíes es también una resistencia legítima según el derecho internacional y los convenios internacionales. Al-Asmar explica que la zona aledaña a la Franja de Gaza – que, hay que subrayar, no forma parte de los territorios ocupados por Israel en 1967 – es tierra ocupada que pertenece a los refugiados que fueron expulsados a la Franja. Por lo tanto, estos refugiados no sólo tienen derecho, sino que están obligados por ley a resistir la ocupación. También se pronuncia contra los países occidentales y los regímenes árabes que consideran terroristas a Hamás y otras organizaciones palestinas y niegan su derecho a resistir la ocupación.

Al-Asmar concluye diciendo que, aunque el derecho a resistir está reconocido por el derecho internacional, la resistencia requiere la aprobación del derecho internacional y no le presta atención – «ya que la resistencia sobre el terreno es la que escribe la historia y el derecho, y el que se otorga el derecho a existir en virtud de su fuerza y de la fuerza de su pueblo.»

Hilmi Al-Asmar (Imagen: Al-Dustour, Jordania)

Lo siguiente son extractos traducidos del artículo de Al-Hilmi.[1]

«Según los expertos jurídicos, el derecho internacional tiene prioridad sobre el derecho local, y considera a las organizaciones palestinas como movimientos de resistencia porque luchan contra la ocupación. Por lo tanto, cualquier ley local – israelí, árabe o extranjera – que designe a Hamás y a los [otros] movimientos de resistencia palestinos como organizaciones terroristas están en desacuerdo con el derecho [internacional], del cual esos países son signatarios y que otorga a los movimientos de resistencia el derecho a resistir la ocupación. Esto significa que [esta ley local] es nula y sin valor. La llamada Envoltura de Gaza es tierra ocupada, y cada parte de ella pertenece a los refugiados que la ocupación expulsó a los campos de refugiados en la Franja de Gaza. El derecho internacional obliga a estos refugiados a oponerse a la ocupación y regresar a la tierra de sus antepasados. El ataque llevado a cabo por la resistencia el 7 de octubre fue un derecho legítimo, no un ataque terrorista.”

«Además, según el derecho internacional, específicamente el artículo 12 de la Convención Internacional contra la Toma de Rehenes, de 1979, la toma de rehenes israelíes por las facciones de la resistencia palestina el 7 de octubre no es un acto ‘criminal’, sino uno de los derechos legítimos de la resistencia. Según este artículo… la Convención [contra la toma de rehenes] no se aplica a los rehenes tomados en el curso de conflictos armados tal como se definen en los Convenios de Ginebra de 1949 y sus protocolos, incluidos los conflictos armados… en los que los pueblos luchan contra la dominación colonial y la ocupación extranjera y contra regímenes racistas…”

“Además, según esta convención, el arresto de palestinos en Gaza y Cisjordania por las autoridades de ocupación es un acto de toma de rehenes, ya que [Israel] es un régimen ocupante que enfrenta movimientos de resistencia. Desde esta perspectiva, está perpetrando un acto de terrorismo internacional, y no hace falta mencionar que somete a estos secuestrados, o prisioneros, a todo tipo de tortura, violencia, terror y desaparición forzada, en flagrante violación de la Convención Internacional para la Protección de Todas las Personas contra las Desapariciones Forzadas. … Al hacerlo, viola todas las leyes internacionales de las que es signatario. [Además], fue aceptado como miembro de la ONU en base a su compromiso con la Carta de la ONU y todos los demás acuerdos que emanan de ella.”

“Lo extraño es que todos los países occidentales que son signatarios de estas convenciones designan a los movimientos de resistencia palestinos, incluido Hamás, como organizaciones terroristas, lo que está en desacuerdo con el derecho internacional y con los acuerdos que [estos países] han firmado. En Nueva Zelanda, [por ejemplo], hicieron esto recientemente con respecto a Hamás. Al mismo tiempo, estos países describen el terrorismo de los sionistas nazis como [parte del] ‘derecho de Israel a defenderse’, aunque saben que [Israel] es un régimen de ocupación agresivo y que nada en el derecho internacional respalda esta afirmación o la manifiesta explícitamente. Además, incluso frente al crimen de genocidio, como lo que ocurrió en la mañana del 29 de febrero [2024] en la plaza Al-Nabulsi en Al-Rashid En una calle del norte de la Franja de Gaza[2], ninguno de los países que patrocinan los crímenes de la entidad nazi se sintió inclinado a detenerlos: ¡ofrecieron sólo respuestas débiles, como pedir al autor del crimen que se investigara a sí mismo! Esto está en marcada contradicción con la forma en que consideran las acciones de la resistencia, especialmente el ataque del 7 de octubre, que describen como terrorismo.”

«La diferencia entre estos dos incidentes es grande, ya que las fuerzas de ocupación dispararon contra civiles desarmados que se apresuraban a obtener la harina que necesitaban, después de 140 días sin tenerla. Esto no puede compararse con el deseo de los refugiados de regresar a la tierra de sus antepasados que les fue robada. A pesar de esto, ninguno de los portavoces oficiales de los países occidentales se atrevió a describir el crimen cometido en la plaza Al-Nabulsi como un ataque terrorista. Lamentablemente, lo mismo se aplica a los [regímenes] árabes, que consideran a los actos palestinos de resistencia como una especie de «terrorismo» o violencia que la ley local penaliza. Además, incluso mientras escribo estas líneas, ¡hay palestinos encarcelados en prisiones árabes [después de haber sido] «condenados» por apoyar a Palestina y sus movimientos de resistencia o por financiar [estos movimientos]!”

“Lo que se ha dicho aquí sobre el derecho internacional, que justificadamente [considera] la resistencia como una acción necesaria para liberar las tierras ocupadas, no significa que [realmente] consideremos esta ley o dependamos de ella para apoyar [la resistencia], ya que la resistencia sobre el terreno es quien escribe la historia y la ley, y se concede el derecho a existir en virtud de su fuerza y de la fuerza de su pueblo. Quien la designe como ‘terrorista’ tendrá que [eventualmente] sentarse [y negociar] con ella. Baste decir que algunas superpotencias están negociando actualmente con la resistencia, aunque sea a través de mediadores, y esperando días para escuchar su respuesta a sus propuestas. ¡Esto no le habría sucedido a la resistencia [sólo] a fuerza del derecho internacional!”

«El lenguaje de la ley es como una espada envainada que aparentemente existe [sólo] para procesar a los débiles, mientras que los fuertes ignoran este lenguaje, a la luz del creciente poder de la pandilla que gobierna el mundo. Lo que se menciona arriba es [sólo] un humilde intento de recordar [a la gente] que la resistencia es legítima incluso según el derecho internacional, que fue redactado por los vencedores después de la Segunda Guerra Mundial».

 

[1] Al-Arabi Al-Jadid (Londres), 7 de marzo, 2024.

[2] La referencia es a un incidente en el que al menos 118 habitantes de Gaza murieron y alrededor de 760 resultaron heridos mientras corrían para sacar alimentos de camiones de ayuda que eran escoltados por fuerzas israelíes.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.