Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
27 Tammuz 5777 | Viernes Julio 21, 2017
donativo

Campeones espectaculares de Israel


 

El delantero Ben Sahar (derecha) de Hapoel Beer Sheva y su compañero de equipo Maor Buzaglo, quienes anotaron ayer por la noche, celebran el primer campeonato del club de la primera división en 40 años. (Foto: DANNY MARON) 

Traducido para porisrael.org por José Blumenfeld

Por fin, observamos a los habitantes de Beer Sheva, los aficionados del equipo, que también provienen de todos los orígenes, iguales en el fervor que muestran en apoyo de su equipo. 

Algo espectacular ocurrió en Israel el pasado fin de semana, cuando la grandeza y la belleza de nuestro estado se manifestó en el más improbable de los escenarios: en un campo de fútbol en Beer Sheva.

Fue allí donde, el sábado por la noche, Hapoel Beer Sheva derrotó a Bnei Sakhnin 3-1 consiguiendo el campeonato de fútbol de primera división de Israel. Para Beer Sheva, no fue poca cosa – fue su primer campeonato desde 1976.

Entonces, ¿cómo esta victoria demuestra lo mejor que Israel tiene para ofrecer? Comencemos con la dueña del equipo, Alona Barkat. Todos sabemos que la propiedad y la gestión de los deportes profesionales están dominados por hombres.

Que una mujer haya tomado un equipo fracasado de la segunda división, y lo lo haya convertido en un campeón, demuestra que en Israel no existen barreras insuperables para las mujeres, ni en el mundo de los negocios ni en el mundo del deporte. No quiere decir que no hubo desafíos para Barkat, y que aún nos queda mucho camino por recorrer para alcanzar la igualdad de género completa. Pero ver a una propietario femenina ser homenajeada por todos los entrenadores, gestores y agentes masculinos muestra un lado hermoso de Israel.

Después observemos a los jugadores. La alineación de Hapoel Beer Sheva incluye a judíos, musulmanes y cristianos, jugadores de diferentes razas. Todos unidos con respeto y amistad para ganar este campeonato.

Todos estuvieron parados, uno al lado del otro, cuando el himno nacional era cantado antes de los partidos. ¿Qué mejor ejemplo demuestra lo que somos como un estado judío, donde las minorías y miembros de diferentes religiones tienen igualdad de oportunidades e igualdad de derechos? Esta unidad no se limita a los jugadores.

Barkat explicó, en todas sus entrevistas después del campeonato, que la razón por la que compró el equipo no fue simplemente por su amor por los deportes, sino porque sentía que tenía potencial para servir como base para el cambio social. En efecto, el equipo trabaja en conjunto con la comunidad y ofrece una variedad de programas para cientos de jóvenes, incluidas las poblaciones beduinas y etíopes.

Por último, veamos a los habitantes de Beer Sheva, los aficionados del equipo, que también provienen de todos los orígenes, son iguales en el fervor que manifiestan en apoyo de su equipo. Pero lo más notable es el respeto que muestran por los equipos contrarios y sus aficionados – especialmente hacia los jugadores árabes y el equipo árabe de la liga superior.

No siempre fue así. No hace mucho tiempo, los aficionados de Hapoel Beer Sheva encajaban en el clásico molde de “hooligans del futbol”, patanes que carecían de cualquier apariencia de espíritu deportivo.

Pero ante la insistencia y dirección de la gestión del equipo, atravesaron una transición. Una transición fundamental.

Y esto también demuestra lo mejor de Israel, donde los deportes no sólo sirven como entretenimiento y recreación, sino como un vehículo para romper las barreras y unir a la gente.

Cuánto el campeonato de Beer Sheva significó para los israelíes fue evidente el domingo por la mañana, cuando los titulares de los medios de comunicación – no obstante la sobrecarga de noticias sobre la coalición – fueron dominados por el campeonato, demostrando una vez más que, a pesar de todo el conflicto político y el caos, a pesar de todos los desafíos de seguridad y socioeconómicos que Israel enfrenta, también somos un país normal, donde la gente ama el fútbol y se emociona con la historia de la Cenicienta del campeonato ganado por Beer Sheva.

En realidad, tal vez debido a la agitación interna y externa, necesitamos dar un paso atrás para enfocarnos en las cosas especiales que están ocurriendo en nuestro estado, joven y en crecimiento – de sólo 68 años de edad, todavía en su etapa inicial de desarrollo en términos históricos. El campeonato del Hapoel Beer Sheva – con todos sus maravillosos trasfondos – nos proporcionó esa distracción.

Felicitaciones al equipo y al pueblo de Beer Sheva. Gracias por recordarnos que vivimos en un país verdaderamente notable.

 

**El autor sirvió en la 19ª Knesset con el partido Yesh Atid. Actualmente es el director del Departamento de Operaciones Sionistas de la Organización Sionista Mundial. Las opiniones expresadas aquí no reflejan necesariamente las de la OSM.

http://www.jpost.com/Opinion/Israels-spectacular-champions-455171

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.