Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
11 Av 5778 | lunes julio 23, 2018
donativo

El mito del éxito de BDS


Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

Cada vez que un gobierno estudiantil vota para desprenderse de Israel o una celebridad decide no actuar en Israel, se escucha un grito en todo el mundo judío que Israel está en peligro y la campaña antisemita de boicot, desinversión y sanciones (BDS) está ganando.

No es cierto.

Tome el ejemplo de los boicots de celebridades. Cuando Lorde cedió cobardemente a la presión para cancelar su concierto en Israel, los trolls de BDS cantaron y los activistas pro-Israel expresaron su indignación.

¿Cuál fue el impacto? Una gran cantidad de fanáticos israelíes decepcionados.

Mientras tanto, Jerry Seinfeld, Chris Rock, Backstreet Boys, Nick Cave y Bryan Adams estuvieron entre los que actuaron en Israel . Próximos shows incluyen: Foreigner, Ringo Starr, Ozzy Osbourne y Enrique Iglesias. Sí, algunas celebridades (en su mayoría listas B y C) están evitando a Israel, pero los BDS no han logrado organizar un boicot artístico masivo.

Tal vez la noticia más reciente sobre celebridades fue el ataque enérgico contra los antisemitas por parte de la autora JK Rowling, una opositora vocal de BDS. Después de tuitear la definición de antisemitismo en respuesta a los esfuerzos de algunos de sus seguidores para contorsionar su significado, ella preguntó: “¿Su respuesta a cualquier otra forma de racismo o intolerancia sería retorcerse, desviarse o justificarse?” Después de revelar que los judíos en su línea de tiempo fueron bombardeados por comentarios antijudíos, Rowling dijo, “quizás algunos de nosotros no judíos deberíamos comenzar a asumir la carga”.

Los anti BDS criticaron la decisión de Natalie Portman de no asistir a una ceremonia de premiación en Israel. Si bien les dio algo de consuelo, su explicación para saltarse la gala dejó en claro su posición: “No soy parte del movimiento BDS y no lo apoyo”.

Las campañas de BDS en el campus son preocupantes, pero se limitan a  menos del 3%  de todos los campus. Además, a diferencia de las afirmaciones que las escuelas de élite son objetivos específicos, menos de un tercio de las escuelas clasificadas entre las 50 principales han tenido voto de BDS en los últimos 13 años. Solo 35 escuelas en todo el país aprobaron una resolución de desinversión en ese período y el 64% han sido derrotadas.

La preocupación se justificó hace tres años cuando parecía que el movimiento BDS estaba ganando impulso. El número de escuelas que consideraron las resoluciones de desinversión aumentó de 10, en 2012-13, a 19 en 2013-14, a 27 en 2014-15. En lugar de continuar esa tendencia; sin embargo, el número de votos ha disminuido. El año pasado, solo se llevaron a cabo 18 votos y este año académico, que casi ha terminado, solo han visto 11.

¿Recuerda la publicidad sobre la actividad de BDS centrada en los campus de la Universidad de California como Berkeley e Irvine? Hubo un solo voto este año, en UC Riverside, que falló. El año pasado, Riverside fue la única UC que aprobó una resolución de desinversión. Irvine y Berkeley no han tenido votos en los últimos cuatro años. La escuela todavía está en sesión en California, por lo que pueden surgir resoluciones, pero no veremos nada como los ocho votos en 2013-14.

No se equivoquen, el clima del campus en las 63 escuelas que han tenido campañas de BDS ha sido tóxico. Los estudiantes judíos a menudo se sienten sitiados y, como era de esperar, esos campus a menudo tienen muestras de antisemitismo. Además de envenenar el medio ambiente, el toque de tambor de los ataques erosiona la imagen de Israel. Los estudiantes no se vuelven pro-palestinos, pero se vuelven más escépticos sobre el compromiso de Israel con los derechos humanos, el tratamiento de los árabes y el deseo de paz.

Peor aún, en muchos campus, los defensores de BDS han forjado coaliciones con otros grupos de estudiantes que compran su propaganda y absurdidad de interseccionalidad. En NYU, 53 grupos de estudiantes se comprometieron a boicotear a Israel, dos organizaciones del campus pro-Israel y un grupo de grupos pro-Israel fuera del campus. Entre los boicoteadores se encuentran la Unión de Estudiantes Africanos, la Alianza de Mujeres Asiáticas Estadounidenses, la Unión de Estudiantes Negros, la Asociación de Estudiantes Haitianos Estadounidenses, la Asociación de Estudiantes Mexicanos, SHADES: ¡Estudiantes LGBTQ de Color y Aliados en NYU, NYU Slam! Poetry Club y la Asociación de Estudiantes Turcos.

¿Sabe la Alianza de Mujeres que las mujeres bajo la Autoridad Palestina y Hamas tienen pocos derechos mientras que las mujeres israelíes tienen los mismos derechos? ¿Los estudiantes haitianos saben lo que hicieron los israelíes para ayudar a su país después de sus desastres naturales? ¿Los estudiantes LGBTQ están al tanto de la persecución a los gays palestinos? ¿Es consciente el club de poesía  que Israel, no la Autoridad Palestina, permite la libertad de expresión?

En 2016, el presidente de NYU, Andrew Hamilton, rechazó una demanda de su sindicato de estudiantes graduados de cortar vínculos con Israel y la Universidad condenó a estos boicoteadores: “La universidad se opone a cualquier tipo de boicot o rechazo oficial por parte de algunos grupos de estudiantes para interactuar con otros grupos de estudiantes debido a puntos de vista diferentes Está en desacuerdo con nuestras tradiciones y valores, especialmente nuestra creencia central en el libre intercambio de ideas “.

La respuesta de la administración de NYU es típica y explica por qué no se ha apartado ni una sola universidad de Israel. Después que Barnard aprobó un referéndum pidiendo a la universidad que se desvincule, por ejemplo, el presidente Sian Leah Beilock rechazó sus demandas. Señaló que miles de ex alumnos se opusieron al referéndum y que “tomar una posición institucional en medio de las complejidades del conflicto del Medio Oriente pondría en riesgo el discurso del campus sobre un conjunto de cuestiones que los miembros de nuestra comunidad deberían poder debatir y debatirlo libremente”.

Otro punto importante pasado por alto por aquellos preocupados con estos votos BDS es cuán poco representativos son los del cuerpo estudiantil. En Barnard, por ejemplo, Beilock notó que el número de estudiantes que apoyaban la desinversión era “menos del 30% del cuerpo estudiantil de Barnard”.

En la mayoría de los casos, un puñado de estudiantes es responsable de una “victoria” de BDS. Por ejemplo, solo se necesitaron 18 estudiantes de más de 11,000 estudiantes de pregrado (0.2%) para aprobar una resolución en la Universidad George Washington, y 23 estudiantes de casi 30,000 (menos de 0.1%) para adoptar uno en Michigan. La mayoría de los estudiantes no saben lo que hacen sus gobiernos estudiantiles en su nombre y no los apoyarían si lo hicieran.

Los defensores del BDS han fracasado tan completamente en la campaña de desinversión que han adoptado medios más desesperados para asediar el campus, como gritar a los oradores pro-Israel. Estos incidentes a menudo son exagerados porque no escuchas acerca de los muchos discursos que se dan sin interferencia.

Del mismo modo, Israel odia las semanas que se han celebrado en todo el país. Típicamente, consisten en un puñado de eventos poco atendidos. En los últimos años, los estudiantes pro-Israel en su mayoría los ignoran y se concentran en organizar programas positivos como semanas de paz en Israel , festivales y ferias de tecnología . Lamentablemente, estos no reciben la publicidad que merecen debido al enfoque en los detractores de Israel.

Sigue habiendo muchos problemas en el campus, muchos relacionados con las actividades de los profesores antiisraelíes, pero los activistas del BDS no han logrado cambiar las políticas universitarias y han perjudicado a los palestinos, no a Israel.

Las fallas de BDS se extienden mucho más allá del campus. Solo para dar algunos ejemplos recientes:

  • Nueva Jersey se deshizo del mayor banco de Dinamarca para cumplir con la ley estatal contra BDS.
  • Frankfurt cortó los lazos con los bancos que permiten el boicot de Israel.
  • Ohio invirtió un récord de $ 200 millones en bonos de Israel.
  • Intel destinó $ 5 mil millones para nuevas inversiones en Israel.
  • PayPal cierra cuentas de boicoteadores franceses antiisraelíes.
  • Por primera vez, un vuelo comercial a Israel atravesó el espacio aéreo saudita.
  • Los gobernadores de Wisconsin y Florida firmaron leyes anti BDS, uniéndose a otros 22 estados que han adoptado medidas similares.

Los enemigos de Israel son implacables. Pueden abandonar su campaña fallida de BDS solo para adoptar un enfoque diferente para tratar de destruir a Israel. Por lo tanto, a los defensores de Israel se les garantiza el pleno empleo de por vida.

Aún así, aunque no estoy preparado para declarar “misión cumplida” en la lucha contra BDS, no tengo miedo de decir que estamos ganando la guerra por el trabajo de activistas dedicados, las inversiones de filántropos, las mejoras en la educación de Israel y la justicia. de nuestro lado.

El Dr. Mitchell Bard es Director Ejecutivo de American-Israeli Cooperative Enterprise y autor / editor de 23 libros, entre ellos The Arab Lobby y la novela After Anatevka: Tevye in Palestine.

 

http://blogs.timesofisrael.com/the-myth-of-bds-success/

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.