Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| lunes septiembre 16, 2019
donativo

Israel no debe descansar en los laureles de la decisión de BDS de Alemania

La decisión del parlamento alemán de designar al movimiento, que promueve boicots contra Israel como antisemita es una excelente noticia. Sin embargo, seguirá siendo puramente simbólico mientras Alemania continúe financiando grupos pro palestinos con políticas similares al BDS.


Edificio del Parlamento Alemán

El último fin de semana fue uno de los más exitosos para Israel en el ámbito internacional en mucho tiempo. El Festival de la Canción de Eurovisión en Tel Aviv, visto por cientos de millones de personas, fue una de las producciones más impresionantes en la historia de la competencia. Australia reeligió a uno de los aliados más cercanos de Israel, Scott Morrison, para otro período como primer ministro (a pesar  que todos predicen una derrota para su coalición conservadora). Y finalmente, en el desarrollo más importante de todos, el parlamento alemán votó para designar al movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones como antisemita.

La decisión de los legisladores en el Bundestag, incluidos algunos del partido Die Linke de la extrema izquierda alemana, decidió una Definición de antisemitismo, formulada durante 2003-2004, que es la que debe ser adoptada por el estado. La definición no legalmente vinculante, que entre otras cosas equipara algunas críticas de Israel al antisemitismo, fue adoptada por una reunión plenaria de los 31 países en la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto en 2016.

Camiseta de la campaña BDS (Foto: AFP)

Camiseta de la campaña BDS (Foto: AFP)

Sin embargo, la moción del parlamento alemán no solo adopta la definición, sino que también establece que una campaña de BDS usa tácticas antisemitas para cumplir sus objetivos políticos. Por ejemplo, pedir que los productos israelíes se etiqueten con calcomanías de «No comprar» recordaba el boicot de empresas judías de la era nazi, conocido en alemán como «Judenboykott», que usaba eslóganes como: «No compre en Judíos «.

 

Uno de los principales problemas en la lucha contra el BDS radica en la definición engañosa de su objetivo de «presionar a Israel para que ponga fin a la ocupación». Aunque algunos activistas de BDS creen realmente que la organización utiliza formas legítimas y no violentas de ejercer presión sobre Israel, para lograr la paz entre los palestinos y el Estado de Israel, el verdadero objetivo del movimiento no es poner fin a la ocupación. El BDS se opone a la existencia misma de Israel, y los líderes del movimiento lo admiten. El hecho que el Bundestag haya tenido el valor de llamar al movimiento por su nombre verdadero (y para que publicaciones de tendencia izquierdista como el New York Times y The Guardian informen al respecto) es una excelente noticia para Israel.

 

Pero, este no es el momento de descansar en nuestros laureles. El movimiento BDS, que tiene muchas sucursales y organizaciones que operan en su nombre en el mundo occidental, continúa ganando impulso en las dos esferas más importantes: los medios de comunicación y el mundo académico.

 

Algunas de las figuras más prominentes que participan en el blanqueo de la verdadera naturaleza del movimiento son, de hecho, israelíes. Antes de la votación alemana, unos 60 investigadores y profesores israelíes firmaron una petición pidiendo a los partidos políticos alemanes que no equiparara la actividad del movimiento con el antisemitismo. Aunque en este caso particular fracasaron, se sabe que la propaganda de esta naturaleza ha dado sus frutos.

Sin embargo, la decisión del Bundestag no es vinculante y Alemania aún financia muchos grupos pro palestinos que trabajan para (o están inspirados en) el BDS. Para infligir un duro golpe al movimiento, es importante dejar de financiar a las organizaciones que hacen su misión de vilipendiar al Estado de Israel ante los ojos del mundo. Si la financiación continúa, la decisión alemana se convertirá en una decisión meramente simbólica.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

https://www.ynetnews.com/articles/0,7340,L-5511913,00.html

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.