Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| domingo septiembre 26, 2021

El nuevo fiscal de la CPI brinda la oportunidad de cerrar las investigaciones de Estados Unidos e Israel


El abogado británico Karim Khan. Foto yahoo finanzas

El abogado británico Karim Khan prestó juramento el miércoles para reemplazar a Fatou Bensouda como fiscal jefe de la Corte Penal Internacional (CPI), donde cumplirá un mandato de nueve años. Uno de los principales desafíos de Khan será decidir cómo manejar las investigaciones actuales de la CPI, impulsadas por Bensouda, sobre Estados Unidos e Israel.

La CPI está investigando al personal estadounidense por presuntos crímenes de guerra relacionados con Afganistán. La Coalición Militar, que representa a más de 5,5 millones de miembros actuales y anteriores del servicio de Estados Unidos, advirtió que esta investigación «podría conducir al arresto, enjuiciamiento y detención de militares y veteranos estadounidenses en países extranjeros».

La CPI está investigando por separado al personal israelí por presuntos crímenes de guerra, incluido el «asesinato intencional» de civiles y el «traslado de civiles israelíes a Cisjordania». Según los informes, Israel ha preparado una lista de varios cientos de funcionarios israelíes actuales y anteriores que podrían ser objeto de arresto en el extranjero si el caso avanza.

Las administraciones de Biden y Trump y más de 330 miembros del Congreso de ambos partidos han rechazado las investigaciones de la CPI de Estados Unidos e Israel por considerarlas ilegítimas. El secretario de Estado Antony Blinken dijo el 2 de abril: «Seguimos en total desacuerdo con las acciones de la CPI … Mantenemos nuestra objeción de larga data a los esfuerzos de la Corte para hacer valer la jurisdicción sobre el personal de  Estados No Partes como Estados Unidos e Israel».

Desde la fundación de la CPI en 2002, todas las administraciones estadounidenses, de ambas partes, se han negado a unirse a la corte por temor a la politización y el mal uso de la CPI. Las investigaciones politizadas de Bensouda sobre Estados Unidos e Israel confirmaron los peores temores de Estados Unidos sobre la CPI.

La carta de la CPI otorga al fiscal una considerable discreción sobre si procede con los casos pendientes. Khan tiene varias buenas razones para cerrar los casos contra Estados Unidos e Israel que perseguía su predecesora.

En septiembre de 2020, una Revisión de Expertos Independientes de la CPI, encargada por los estados miembros de la CPI, criticó a la corte por la persecución «insostenible» de demasiados casos, incluidos algunos con «viabilidad limitada» y «gravedad» insuficiente – aparentes referencias a los Estados Unidos y casos israelíes.

Mientras tanto, la CPI ha sido ineficaz en el logro de su misión principal. Desde su creación en 2002, la Corte ha gastado más de $ 2 mil millones para lograr solo nueve condenas (solo cuatro de ellas por delitos mayores). Según la Revisión de Expertos Independientes, la CPI bajo Bensouda también estuvo plagada de problemas de gestión, incluido un acoso sexual desenfrenado.

En los últimos años, un puñado de miembros de la CPI que son aliados cercanos de Estados Unidos, liderados por Japón, Alemania, Reino Unido, Francia, Italia, Canadá y España, han proporcionado más de la mitad del presupuesto anual de la Corte . Aquellos que son miembros de la OTAN enfrentan desafíos similares en la lucha contra los terroristas como lo hacen las fuerzas estadounidenses e israelíes y podrían verse obstaculizados por los precedentes establecidos por un enjuiciamiento de la CPI de sus contrapartes estadounidenses e israelíes.

La CPI cerró recientemente su examen de los presuntos crímenes de guerra del Reino Unido y explicó que el Reino Unido llevó a cabo sus propias investigaciones «genuinas» sobre las acusaciones. Una suspensión similar de los casos de Estados Unidos e Israel sería coherente tanto con las propias reglas del tribunal como con las recomendaciones de la Revisión de Expertos Independientes.

Un restablecimiento en la relación de la CPI con los Estados Unidos ayudaría a la corte a perseguir de manera más efectiva los casos que están directamente dentro de su mandato. La cooperación que la CPI recibió de la administración Obama fue fundamental para varios de los raros éxitos de la corte. Esto incluyó una votación estadounidense en el Consejo de Seguridad para remitir la situación en Libia a la CPI, y una oferta estadounidense de recompensas por información que conduzca al arresto de varios acusados ​​de la CPI. Es difícil imaginar que la administración Biden reanude tal cooperación mientras continúen las investigaciones.

La toma de posesión de Karim Khan como nuevo fiscal de la CPI permite restablecer la relación entre Estados Unidos y la CPI. La administración Biden debería trabajar con los aliados de Estados Unidos para alentar a Khan a reenfocar a la CPI en su misión principal, incluso cerrando los casos de su predecesor contra Estados Unidos e Israel y solucionando los graves problemas de gestión de la CPI.

Orde Kittrie es profesor de derecho en la Universidad Estatal de Arizona y miembro senior de la Fundación para la Defensa de las Democracias (FDD), donde también contribuye al Centro de Poder Militar y Político (CMPP) y al Centro de Poder Económico y Financiero (CEFP) de la FDD. . Anteriormente se desempeñó durante una década como abogado en la Oficina del Asesor Legal del Departamento de Estado y es autor de Lawfare: Law as a Weapon of War (Oxford University Press, 2016). Para obtener más análisis de Orde, CMPP y CEFP, suscríbase AQUÍ . Siga a Orde en Twitter @ordefk . Siga a FDD en Twitter @FDD y @FDD_CMPP y @FDD_CEFP. FDD es un instituto de investigación no partidista con sede en Washington, DC que se centra en la seguridad nacional y la política exterior.

 

Traducido para Porisrael.org y hatzadhasheni.com por Dori Lustron

FDD

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.