Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| domingo septiembre 26, 2021

La desinversión en Noruega ilustra la debilidad de la campaña para boicotear a Israel


El día antes  que Israel y Hamás acordaran un alto el fuego, el fondo soberano de Noruega de 1,3 billones de dólares (el más grande del mundo) anunció su desinversión en dos empresas israelíes por sus conexiones con los asentamientos de Cisjordania. Pero, según se informa, tal decisión fue una coincidencia, y el anuncio del 19 de mayo ilustra la debilidad, más que la fuerza, de los esfuerzos de la campaña de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) para aislar a Israel económicamente.

Norges Bank Investment Management, que supervisa el fondo soberano de inversión (conocido formalmente como Fondo de Pensiones del Gobierno de Noruega), anunció que se estaba vendiendo sus inversiones en dos empresas israelíes “debido al riesgo inaceptable de que la empresa esté contribuyendo a violaciones graves de los derechos de las personas en situaciones de guerra o conflicto”. El Fondo excluyó a Mivne Real Estate KD Ltd porque “se dedica al arrendamiento de inmuebles industriales vinculados a asentamientos israelíes en Cisjordania”. Shapir Engineering and Industry Ltd fue excluida porque “se dedica a la construcción de viviendas en asentamientos israelíes en Cisjordania”.

Mivne y Shapir se unieron a otras tres empresas israelíes de las que el Fondo Noruego ya se había desvinculado debido a las actividades de Cisjordania: Danya Cebus Ltd. (cedida en 2013), Elbit Systems Ltd. (cedida en 2009) y Shikun & Binui Ltd. (cedida en el 2012).

Estas cinco empresas no han sido los únicos objetivos de la desinversión. Por ejemplo, el Fondo está actualmente vaciando sus acciones en las empresas de defensa estadounidenses involucradas en la producción de armas nucleares, incluidas Boeing, Honeywell International, Lockheed Martin y Northrop Grumman.

Las decisiones de desinversión del Norwegian Fund son excepcionalmente importantes porque su tamaño y los procesos de investigación lo llevan a ser considerado el estándar de oro que suelen seguir otros inversores socialmente responsables. El Fondo posee aproximadamente el 1,5% de todas las acciones en todo el mundo.

Por tanto, el Fondo es un objetivo natural y un barómetro del éxito del BDS. Los esfuerzos de la campaña cobraron impulso con la publicación en febrero de 2020 de la lista negra del Consejo de Derechos Humanos de la ONU (UNHRC) de 112 empresas involucradas con asentamientos en Cisjordania. Los líderes de BDS pidieron inmediatamente la desinversión de estas empresas. Dos sindicatos internacionales pronto instaron al Fondo Noruego a desinvertir en empresas de la lista negra del CDH. Además, el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la ONU criticó al Fondo por invertir en empresas que hacen negocios con los asentamientos.

Mivne y Shapir parecen ser las primeras empresas de las que el Fondo Noruego se ha desprendido por motivos de conexión con los asentamientos desde la publicación de la lista negra de UNHRC. Si bien Shapir era una de las 112 empresas que cotizaban en bolsa, Mivne no lo era. Según se informa, el Fondo se desinvirtió de aproximadamente $ 12 millones en acciones de Mivne y $ 1 millón en acciones de Shapir.

Como se detalla en un informe de 2018, el Norwegian Fund invierte en varias empresas que operan en el disputado Sáhara Occidental. La desinversión del fondo en una zona de conflicto mientras mantiene inversiones en otra lo expone a acusaciones de doble rasero y aplicación desigual de estándares.

Independientemente, la desinversión del Fondo Noruego de solo dos empresas israelíes en el año desde que el CDH emitió su lista negra de 112 empresas puede ser una indicación de que la lista negra está teniendo un impacto sorprendentemente débil. En otra indicación de las opiniones del gobierno noruego, un funcionario aclaró que su oficina de adquisiciones no utilizará la lista negra como base para excluir empresas.

Será importante ver si el impacto de la lista negra se ve reforzado por la nueva comisión de investigación del CDH sobre las actividades israelíes en los territorios en disputa, que fue aprobada el 27 de mayo.

Recientes acusaciones falsas, incluso por parte de Human Rights Watch, de que funcionarios israelíes han cometido “crímenes de apartheid” podrían, si ganan terreno, empañar también a Israel como destino de inversiones. “Cuanto más fuerte (el término) se convierta en parte de la corriente principal, más difícil será para las empresas y las agencias de revisión de inversiones separar físicamente lo que sucede en Israel de lo que sucede con sus actividades en el Territorio Ocupado”, opinó Michael Lynk, el relator especial de la ONU para la situación de los derechos humanos en los territorios palestinos, dijo a Reuters.

Actualmente, no hay signos de una retirada global total de las inversiones en Israel o en las empresas de la lista negra del CDH. A pesar de las desinversiones de Mivne y Shapir, el Fondo Noruego tiene actualmente alrededor de $ 1.3 mil millones en inversiones en 81 compañías israelíes.

Hasta ahora, Israel ha estado aislada de todos estos castigos por factores que incluyen su innovación de vanguardia, calificación crediticia de grado de inversión y una visión justificada entre muchos observadores de que las acusaciones en su contra están siendo políticamente motivadas, son hipócritas y erróneas.

Otro factor que disuade la desinversión de Israel son las leyes, promulgadas por la mayoría de los estados de EE.UU. que prohíben las inversiones estatales o los contratos con empresas que participan en boicots a Israel o de empresas israelíes. Tanto Illinois como Texas se han desprendido de Den Norske Bank ASA (DNB), el grupo de servicios financieros más grande de Noruega, por su boicot a las empresas israelíes. Solo Texas desinvirtió $ 72 millones en DNB.

La lista de DNB de compañías israelíes excluidas para conexiones de asentamiento parece reflejar la del Fondo Noruego. Si bien los estados de EE.UU. tienen poco o ningún apalancamiento sobre el Fondo Noruego, que es una entidad gubernamental en lugar de comercial, los administradores de inversiones privadas u otras empresas que reflejan las desinversiones del Fondo de empresas israelíes podrían verse sujetos a sanciones estatales de EE.UU.

Si bien la campaña BDS hasta ahora solo ha ganado una tracción incremental con el fondo de riqueza soberano de Noruega, el más grande del mundo, su enorme tamaño e influencia continuarán convirtiéndolo en un campo de batalla fundamental para los esfuerzos de Israel para evitar el aislamiento económico.

Orde Kittrie es investigadora principal de la Fundación para la Defensa de las Democracias (FDD) y profesora de derecho en la Universidad Estatal de Arizona. David May es analista de investigación en FDD. FDD es un grupo de expertos no partidista centrado en cuestiones de política exterior y seguridad nacional. Siga a Orde y David en Twitter @OrdeFK y @DavidSamuelMay. Siga a FDD en Twitter @FDD.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.