Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes diciembre 6, 2019
donativo

Combatir los boicots a través de su financiación


El público israelí es cada vez más consciente del término BDS, que significa boicot, desinversión y sanciones contra Israel.

La campaña BDS surgió de la Conferencia Mundial de 2001 contra el Racismo, celebrada en Durban, Sudáfrica, en la que 1.500 organizaciones no gubernamentales elaboraron la «estrategia Durban» – un documento de acción que detalla la manera de aislar a Israel internacionalmente.

BDS es una táctica de guerra política, basada en la doble moral, la distorsión y explotación de principios humanitarios, en siniestras comparaciones con el régimen del apartheid en Sudáfrica, y en acusaciones de crímenes de guerra y violaciones del derecho internacional.

Esta es una guerra por la conciencia, por lo cual es tan peligrosa.

El movimiento BDS no sería nada sin la gran financiación que constantemente aviva su impulso. Estos recursos financian los distintos grupos de BDS, a su personal, conferencias, campañas de publicidad, sitios web, honorarios legales, pasajes de avión, equipamiento, y así sucesivamente.

Estas campañas están dirigidas por ONG anti-israelíes que, si bien afirman que se oponen a la construcción de asentamientos y la presencia de Israel en Judea y Samaria, también rechazan el derecho fundamental de auto-definición del pueblo judío, independientemente de las fronteras territoriales.

En los últimos años la campaña de boicot contra Israel se ha expandido a iglesias, cortesía de organizaciones cristianas. Más recientemente, se ha iniciado la explotación de la arena de la responsabilidad corporativa, en un intento de promover un boicot anti-israelí a través de los consejos de administración y comités de ética que supervisan las operaciones de conglomerados internacionales, que son presionados para desinvertir en sus activos en Israel.

La contra estrategia más inmediatamente eficaz para combatir al BDS, y otras formas de guerra política, es cortar la financiación masiva de la que gozan los grupos radicales que promueven iniciativas anti-Israel en todo el mundo.

A pesar de las buenas intenciones de las naciones europeas cuando invierten en grupos y organizaciones que profesan que están promoviendo la paz, los derechos humanos y la ayuda humanitaria, hay poca o ninguna supervisión sobre la forma en que se utilizan los fondos destinados a estas nobles causas.

En realidad, estos fondos se utilizan para patrocinar campañas anti-Israel, en claro contraste con la declarada política exterior de las naciones europeas.

El primer paso en esta lucha significa confrontar a los gobiernos europeos que suministran la mayor parte de su financiación a esos grupos, y exigir que practiquen transparencia plena y democrática.

Representantes israelíes y europeos pueden esbozar directrices para la financiación otorgada a grupos políticos de manera de evitar a las que promueven la doble moral, discriminan en contra de Israel, instan al enjuiciamiento de autoridades israelíes y rechazan el derecho del pueblo judío a la soberanía de recibir subvenciones.

No hay ninguna diferencia entre la derecha y la izquierda en esta lucha. El liderazgo israelí debe exigir que se aplique total transparencia al proceso de financiación de cualquier organización involucrada en la campaña BDS bajo el disfraz de «derechos humanos».

Nuestras autoridades electas harían bien en mantener conversaciones regulares sobre la financiación extranjera otorgada a esos grupos, y hacer que los embajadores de los países donantes expliquen sus acciones a los comités pertinentes de la Knesset, y los MK que representan a Israel en diversos marcos internacionales podrían incluir estos temas en la agenda.

La conversación debe ser constructiva y diplomática. La información está fácilmente disponible. Todo lo que hay que hacer es usarla.

Lena Bakman es subdirectora de comunicaciones de NGO Monitor.

http://www.israelhayom.com/site/newsletter_opinion.php?id=12767

Traducido para porisrael.org por José Blumenfeld

 
Comentarios
Elias Krimker

Las embajadas de Israel de todo el mundo tiene que emitir comunicados publicos contabdo la realidad detallada de lo que alli sucede y las mentiras delos palestinos y su odio hacia todo lo judio. El que calla otorga.

Si mentiras son la apropiacion de territories palestinos por ISRAEL, entonces es que se ha tergiversado el significado de la palabra MENTIR.-Esos territorios son moneda de cambio para la remota epoca que se produzcan los acuerdos, los que decidieron esto estan muertos y los actuales tienen mala memoria y una egolatria sin limites, !!cuidado que la tierra sigue girando!!!!.-El odio es mutuo, no nos hagamos los ingenuos.-

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.